Antonio Fernández Benítez, mito del Málaga CF fallecido este domingo, recibió en 2013 un más que merecido homenaje brindado por su club de toda la vida y la ciudad, en nombre del Ayuntamiento. Y es que el «hombre para todo» del Málaga CF -fue jugador, entrenador, responsable de la cantera y hasta ahora consejero consultivo- da su nombre, desde hace casi una década, al pasaje de La Rosaleda que da al río Guadalmedina y a la Puerta 0 del templo blanquiazul, que tantas tardes de gloria ha vivido con Benítez como protagonista.

«Quiero dar las gracias en mi nombre y en el de mi familia. También quería resaltar que sin mis compañeros y mis discípulos no habría hecho nada en el fútbol así que hoy (por ayer) también les quiero dar las gracias a todos ellos», afirmó aquel día el consejero malaguista y homenajeado, Antonio Fernández Benítez.

«Ha sido muy emocionante, no pensaba que iba a venir tanta gente», agregó un sorprendido Benítez.

El acto comenzó con el descubrimiento de la placa que da nombre al pasaje pegado al río Guadalmedina, «pasaje Antonio Fernández Benítez». La placa fue inaugurada por el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, acompañado por el propio Benítez, el consejero de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, el concejal de Deporte y Cultura, Damián Caneda, y en representación del Málaga CF, los consejeros Francisco Martín Aguilar, Abdallah Ben Barek, el director general, Vicente Casado, y el director general adjunto, Manuel Novo.

El regidor malagueño dedicó unas palabras de elogio a Benítez. «Este es un acto de justicia. Para mí es una satisfacción que este pasaje vinculado a nuestro río y a nuestro estadio lleve el nombre de Antonio Fernández Benítez. De esta forma culminamos un proceso de reconocimiento a Benítez y completamos el entorno de La Rosaleda donde también se encuentra la glorieta Migueli y Viberti, y próximamente la de Manuel Pellegrini», señaló De la Torre.

Posteriormente, el club descubrió el nuevo nombre de la puerta central de la grada de Preferencia de La Rosaleda, nombrada 'Puerta Antonio Benítez'. Allí, el que fuera jugador, entrenador, secretario técnico y actualmente consejero se fotografió con todas las personalidades, sus familiares y antiguos compañeros como Esteban Vigo, Aragón, Robles, Pepe Porras, Pepe Álvarez, Paquito, Monreal, Burgueña, Ben Barek, Santi, Fernando Peralta y los entonces jugadores de la primera plantilla Jesús Gámez y Duda.