La playa de Cabopino ha sido escenario de un momento muy esperado, la suelta de alrededor de 39 ejemplares de tortuga boba de los 60 huevos que eclosionaron hace un año en este mismo escenario, que ha generado momentos de mucha emoción para los presentes, como el delegado de Desarrollo Sostenible, José Antonio Víquez.

La presidenta de ProDunas, Susanne Stamm destacó: «Estamos contentos porque las tortugas ya pesan como un kilo y tienen puesto un GPS para ver la ruta que hacen durante el año. Científicamente es importante saber si van hacia el Mediterráneo, o en dirección al Atlántico. Esperamos que la Junta de Andalucía comparta la información», subrayó. En concreto, son cinco de ellas las que tienen el dispositivo instalado.

La elección del lugar no es casual y es otro factor relevante. «Hemos intentado que se hiciera en esta playa para que vinieran los voluntarios y porque la tortuga tiene un geolocalizador y si han nacido aquí, pueden volver durante los próximos 30 o 40 años».