Nueve integrantes del Consorcio Provincial de Bomberos (CPB) de la Diputación de Málaga partieron ayer rumbo a la frontera con Ucrania en tres furgonetas cargadas con 3.000 kilos de material técnico y de seguridad para apoyar a sus compañeros ucranianos, que están sufriendo graves pérdidas como consecuencia de la invasión por parte de Rusia desde el 24 de febrero.

Entre el material técnico que se envía a los bomberos ucranianos, atendiendo a sus demandas, destaca la ropa técnica de abrigo y de extinción, material de rescate, linternas, cascos, tiendas de campaña, generadores eléctricos y motoventiladores, especialmente útiles para renovar el aire de las zonas de protección bajo tierra durante los bombardeos.

El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, ha subrayado la «extraordinaria labor solidaria» de los bomberos malagueños, que han decidido ayudar a sus compañeros ucranianos en «unas circunstancias muy duras».

Salado ha recordado que el 6 de marzo seis bomberos del CPB partieron hacia la frontera de Polonia con Ucrania para llevar material sanitario y técnico, regresando a Málaga con once refugiados que fueron alojados en familias de la provincia de Málaga, a través de la asociación de ucranianos en la Costa del Sol Maydan.

«El Consorcio Provincial de Bomberos está integrado por grandes profesionales, con un gran compromiso humanitario y una gran vocación de servicio público», ha manifestado el presidente, quien ha recordado que así lo han demostrado en numerosas emergencias en muchos países, como el terremoto de Haití, en Nepal, en las inundaciones de Honduras o en el volcán de La Palma.

Alfonso Parada, oficial del Consorcio Provincial de Bomberos, ha recordado que, a pesar de la guerra, los bomberos ucranianos siguen trabajando en unas condiciones muy precarias, por lo que necesitan material técnico.

A la expedición, que recorrerá 3.500 kilómetros para llegar a la frontera de Polonia con Ucrania, se ha unido un vehículo de la Asociación Maydan en la que viajan intérpretes y que también transporta material sanitario. Empresas privadas, como la panadería Salvador, almacenes López Pardo o la avícola Rujamar, se han unido a este proyecto solidario y ayudan a afrontar parte de los gastos.

Los bomberos del CPB tienen previsto llegar a la frontera con Ucrania el domingo por la tarde-noche y regresar a Málaga, si las circunstancias lo permiten y no surgen complicaciones, el 30 o el 31 de marzo. Tras la entrega del material, se han propuesto regresar con una decena de mujeres y niños refugiados ucranianos con la colaboración de Maydan.

La Diputación activó la primera semana de conflicto una comisión técnica junto a la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Málaga y el Consulado de Ucrania para atender de manera urgente a las personas que estaban llegando. Además, se está elaborando un mapa con los recursos disponibles en la provincia y se ha puesto en marcha un teléfono para atender a los ucranianos y una página web para canalizar la ayuda de los ciudadanos que quieren ayudar.