Tras dos años sin poder celebrarlo, como consecuencia de la pandemia, Alpandeire volvió a conmemorar el pasado fin de semana el nacimiento de su vecino más ilustre, el Beato Fray Leopoldo, que nació en esta localidad del Valle del Genal el 24 de junio de 1864, hace 158 años.

Los actos se iniciaron el viernes 24 de junio por la tarde con una misa en la Iglesia de San Antonio de Padua. Una vez terminada, salió en procesión la Virgen, que partió del templo acompañada de multitud de devotos hasta la zona de el Cerrejón, donde se ubica un monumento a Fray Leopoldo, y se representó un encuentro entre ambas imágenes.

En este lugar también se llevó a cabo el tradicional sorteo de objetos relacionados con el religioso, por lo que todas las personas que allí se dieron cita tuvieron la oportunidad de llevarse un bonito recuerdo de la jornada.

El sábado a las 18:30 horas se celebró una misa en honor a Fray Leopoldo en la Iglesia de San Antonio de Padua. Una vez finalizada la eucaristía la imagen de Fray Leopoldo de Alpandeire recorrió las calles de su pueblo natal sobre un bello trono adornado para la ocasión y portado por mujeres y hombres.

Niños y mayores acompañaron al beato por las calles de Alpandeire. L.O.

Tanto la imagen del religioso como el trono fueron donados por una familia del pueblo tras la beatificación de Fray Leopoldo, el 12 de septiembre de 2010.

La procesión se detuvo en la casa natal del beato, en la plaza de Fray Leopoldo, donde se realizó una ofrenda floral y después siguió hasta el Centro de Interpretación de Fray Leopoldo, recientemente inaugurado, para continuar hasta su templo.

El domingo pasado el mediodía se rezó el rosario en el nuevo Centro de Interpretación de Fray Leopoldo y diferentes oraciones en honor al beato.

La festividad del Día de Fray Leopoldo congregó a numerosos vecinos del municipio y de distintos puntos geográficos que se suelen dar cita en Alpandeire año tras año para vivir con devoción esta fiesta.