01 de diciembre de 2018
01.12.2018
La Opinión de Málaga
Desde el foro

Las reglas cambian

01.12.2018 | 05:00

Si se cree que el fútbol es uno de los deportes que menos han cambiado desde la creación de sus reglas en 1863, nos equivocamos. Solo hay que ir al Museo de la FIFA en Zúrich para apreciar los múltiples avances reglamentarios que han ido produciéndose desde entonces. Está claro que fueron las primeras décadas cuando hubo más movimiento, con un largo periodo de tranquilidad hasta que, en los últimos años, nos hemos visto en un constante trajinar para acomodar el juego a los nuevos tiempos. Y, ahora, una nueva tanta de cambios va a tratarse. En efecto, el pasado jueves 22 de noviembre se reunió la IFAB (International Football Association Board) para estudiar unas recomendaciones que se aprobarán (o no) el próximo día 2 de marzo de 2019, cuando se reúna en pleno en Glasgow. Como es sabido, son las cuatro federaciones británicas más la FIFA, las primeras con un voto cada una y ésta con cuatro en total también, con lo que es necesario que haya un acuerdo porque, de otro modo, no avanzaría nunca ninguna propuesta.

Claro está que con la aparición del VAR ya ha habido una revolución y no esperemos que se traten temas que vayan a modificar sustancialmente las reglas de juego. Sin embargo, se trata de aquilatar algunos flecos y de obviar otros. Así, todos tenemos en mente que, cuando se va a cambiar a un jugador por otro, si se trata del equipo que tiene un resultado que le interesa, parecerá que el futbolista que vaya a salir tiene un paso, cuanto menos, de tortuga. Pues bien, la recomendación que se pretende llevar a la reunión del año que viene es la de que no se tenga que esperar a que se vaya el sustituido pasito a pasito hacia el lugar donde se encuentra el cuarto árbitro y los vestuarios. No habrá, si se aprueba el cambio, ningún abrazo, beso o apretón de manos con el sustituto, que espera ansiosamente entrar en el campo. Y es que se pretende que el que se marche lo haga desde donde se encuentre, una vez se haya mostrado su número y la intención de su equipo de sustituirlo, por el lugar más cercano que le permita abandonar el terreno de juego. Es decir que, esté donde esté, que se marche de inmediato por la vía rápida y que, si tiene que ir despacio, lo haga por fuera del rectángulo.

Con ello se evitará pérdida de tiempo y el empleo de los cambios como un medio de obtenerla. Además, se evitarán silbidos, nerviosismo de unos y otros y empujones de adversarios para azuzar al sustituido. No es complicado y, al mismo tiempo, es beneficioso, por lo que no creo que tenga problema para pasar la prueba de la votación.

Otra recomendación es la de no continuar con los ensayos de los penaltis llamados «ABBA». No tiene que ver con el grupo sueco sino con la forma de tirarlos en una tanta decisiva. Lo habitual es ABAB, es decir que tira uno primero y luego otro hasta que uno gane. Los ensayos que se han hecho últimamente era que uno tiraba el primero y luego el otro equipo dos seguidos y así sucesivamente. Parece que podía ayudar a que psicológicamente no hubiera diferencias en quien comenzaba y quien continuaba. Aquí nunca le vi nada interesante y todo depende de la fuerza mental de cada jugador, no del método de tirar los penaltis. Por lo tanto, la IFAB va a pedir que se dejen de experimentos y que se olvide esta ABBA. El último es sobre el penalti otra vez, pero esté para que el portero pueda cambiar su estrategia. Uno de los cambios fue, hace años, que el guardameta pudiera moverse sobre la línea de gol, de un lado a otro, sin salir de la misma pero ya no con la obligación de ser una estatua en un lugar determinado. Ahora, se va a recomendar que pueda tener un pie en la línea y otro fuera. Esto, sinceramente, no sé si ayuda o no y tendríamos que preguntar a algún especialista... Así que, no es el VAR pero sí vemos que la IFAB no se queda quieta y que estudia de verdad nuestro deporte. Y mi recomendación de esta semana no es de libro sino de serie. Quien tenga Netflix que no se pierda a Michael Douglas y Alan Arkin en «El método Kominsky», una tragicomedia sobre la vida que es de lo mejor, sin duda alguna, en propuestas televisivas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog