09 de abril de 2020
09.04.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

Llega la fiebre por hacer el pan en casa

La escasez de harina y levadura es un hecho desde casi el primer día que empezó el confinamiento; la elaboración de pan casero, bizcochos, magdalenas y galletas ha originado que sea una odisea encontrar estos productos en panaderías y supermercados

09.04.2020 | 05:00
Muchas personas han optado en la cuarentena por hacer su propio pan.

La escasez de harina y levadura es un hecho desde casi el primer día que empezó el confinamiento; la elaboración de pan casero, bizcochos, magdalenas y galletas ha originado que sea una odisea encontrar estos productos. La elaboración de pan casero gana adeptos día a día en la cuarentena pero no resulta fácil encontrar harina ni levadura, el propio periodista y «gurú del pan», Ibán Yarza, explica en las redes sociales cómo él se encontró con el mismo problema.

Ibán Yarza nos aconseja en un mensaje en la red social Instagram perder el miedo a equivocarse y hacer pan con la harina que encuentres ya que «puedes hacer pan con todas» de hecho en el vídeo cuenta su experiencia del pan que ha elaborado estos días con sémola de migas al no encontrar harina.

Reconoce que cada una requiere un tratamiento, pero que ya que estamos confinados en la casa «juguemos» con los distintos tipos que encontremos, teniendo en cuenta la fermentación y la temperatura.

Sobre la escasez de levadura Yarza promueve que la gente se atreva a intentar hacer masa madre ya que de esta manera no solo no la necesitarás sino que conseguirás mejores panes, con sabor y aroma además de ser mucho más sanos y digestivos.

Se ha disparado tanto la venta de harina que empresas dedicada a su venta, como El Amasadero, han tenido que restringir temporalmente pedidos a nuevos clientes, los cuales serán atendidos pero poco a poco ya que quieren dar prioridad a sus clientes habituales y en unos días intentar atender a los nuevos.

El gerente de El Amasadero, Andrés Bonilla, ha explicado a Efe que se le ha disparado la venta por internet y que aunque no tienen problemas de abastecimiento se sienten desbordados con los pedidos por lo que irán abriendo las compras a nuevos clientes poco a poco.

Muchas panaderías y pastelerías han empezado a vender levadura y harina debido a la alta demanda, como pastelería Pathelín. Su propietario, Francisco Sánchez, ha explicado a Efe que no solo ayudan a esas personas que no encuentran esos productos sino que también ellos venden parte la mercancía y así evitan que no les caduque, ya que la venta del pan y pasteles ha bajado en tienda y han tenido que bajar la producción.

Por su parte, el panadero Juan Manuel Moreno, considerado uno de los 80 mejores panaderos de España y que regenta la panadería Pan Piña en la localidad de Algatocín, ha señalado uno de los principales consejos para hacer un buen pan, «no tener prisa».

Explica que la causa de que en la mayoría de los pueblos se haga muy buen pan es que no tienen la presión de las grandes ciudades donde hay mucha demanda, «trabajamos sin prisas» y con productos de primera calidad.

Moreno, creador del pan más caro del mundo, ha indicado que en los años 70 se dio un giro en la venta, se perdió calidad con tanta química y por mantener el producto congelado, por ello aboga por comprar y hacer pan pensando en la salud y lamenta que la gente por ahorrarse veinte céntimos no tenga en cuenta que esos panes perjudican la salud.

Le entristece que con el confinamiento haya personas que dejen de ir a las panaderías de toda la vida y compren pan de mala calidad aunque ha reconocido que su venta no se ha visto afectada, «todo lo contrario hemos tenido que aumentar la producción».

También le ha ocurrido lo mismo en su página web, donde particulares y profesionales de toda España compran pan y dulces y lo reciben sin problemas en estos momentos de confinamiento porque como reza en el refranero español «La comida sin pan, ni en el infierno la dan».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook