El nuevo presidente del Unicaja Baloncesto, Antonio Jesús López Nieto, ha comparecido en la sala de prensa del Palacio de los Deportes José María Martín Carpena para responder sobre el complicado presente que rodea al club. Una de las cuestiones sobre la que había máxima expectación y sobre la que no ha evitado responder el máximo dirigente cajista ha sido el presente y el futuro europeo del club.

Hace unos meses, el consejo de administración tomó una de las decisiones con más trascendencia en la historia del Unicaja: el equipo debía renunciar a la Eurocup para jugar la Basketball Champions League, tras pertenecer durante las dos últimas décadas a la Euroliga, la principal competición europea de baloncesto en la que ha sido una equipo habitual hasta 2018, temporada en la que accedió gracias al trofeo de Eurocup conseguido el año anterior. 

“Partimos de la base de que ahora mismo la Euroliga para nosotros es una competición inviable por los escenarios económicos y porque no nos parece adecuado. Es una sociedad manejada por once clubes y el resto son invitados a una fiesta con una normativa variable”, ha asegurado el nuevo presidente del Unicaja de acuerdo con la decisión que determinó el consejo. 

Esa renuncia ha supuesto un vuelco al futuro deportivo del Unicaja, cuya decisión ha sido explicada por López Nieto. “Hay que elegir entre BCL y Eurocup. Es un tema de estrategia, de futuro de competición y de presente de competitividad. En el presente, la competición Eurocup tiene 18 partidos todos los miércoles con unas exigencias. La competición de Champions League te permite unos descansos de 15 días que se adaptan a las necesidades de la plantilla y evitan lesiones”. 

Tal y como ha explicado el dirigente el formato de la Eurocup son grupos de 10 equipos con 18 partidos donde durante 3 meses se compite para determinar la clasificación y quiénes son los 8 primeros clubes. “Hay partidos donde el interés y el entretenimiento no es atractivo. En la Champions League hay competición desde el principio. Si pierdes uno o dos partidos estás fuera”. Además, ha afirmado que el nivel entre ambas competiciones no es tan desigual, pues a excepción de equipos como Valencia Basket o Virtus Bologna que destacan por su presupuesto, “muchos de los equipos de Champions quedaron en posiciones superiores a los de Eurocup en las ligas domésticas”. 

De ahí, que “los datos económicos no son los que nos han llevado a tomar la decisión, son mucho más estratégicos”, ha confirmado López Nieto. “El camino es largo y ya veremos si nos hemos equivocado. Esto se consultó con los responsables deportivos y vieron adecuado jugar la Basketball Champions League”.

Aunque el aspecto económico ha ayudado, pese a no ser el definitivo. “Si nuestro equipo quedara campeón de cualquiera de las dos competiciones, el resultado sería el doble económicamente. El premio final de la Eurocup es la final, mientras que en la Champions son premios continuados. Si pasamos la primera eliminatoria de la Champions ya doblaríamos los ingresos”.

A partir de ahora el futuro europeo ya está claro y López Nieto ha querido ser contundente: “Nuestro compromiso es escuchar a la afición y nosotros contarles la verdad. No podemos competir con los equipos de Euroliga y sí competir de igual a igual en Champions y en ACB. Allí hay 11 jefes que deciden de manera ambigua quién juega y quién no”.