Crítica

Un ´prometeo´ de música y poesía

"La sobrecogedora puesta en escena se centra en una enorme pantalla a modo de fondo de escenario y soporte fílmico"

06.10.2013 | 05:00

Prometheus. Cantus ad Hominen

Compañía: Iniciativas Escénicas y Musicales S.C.A. Dirección de escena: Juan Manuel Hurtado Dramaturgia: Francisco Fortuny Música: Antonio Meliveo

El Teatro Romano de Málaga intenta recuperar su función primigenia como espacio escénico por excelencia, para ser un enclave importante y estratégico en el desarrollo cultural de la ciudad. La Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, mediante su programa Teatros Romanos de Andalucía acoge este reconocido monumento histórico local para sumarlo a su red de Teatros Romanos, junto a los ya en funciones de Itálica, Baelo-Claudia y Cádiz. Para iniciar esta nueva andadura de dicho coliseo, después de más de dos décadas de inactividad, se presentará hasta hoy mismo, la obra Prometheus, Cantus ad Hominen, del autor malagueño Francisco Fortuny. Se trata de una versión contemporánea de la tragedia de Prometeo, basado libremente en los clásicos textos de Hesíodo y Esquilo, así como alguna influencia poética de León Felipe o el romanticismo de Shelley, en sus respectivas versiones sobre el mito.

En el protocolar estreno del pasado viernes, con la presencia del alcalde, Francisco de la Torre; el consejero de Cultura, Educación y Deportes de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, y otras autoridades, asistimos a la lucha de este héroe titán encadenado, que se rebela a los designios del todopoderoso Zeus, y es capaz de sacrificarse por el bien de la humanidad. Con la producción de Iniciativas Escénicas y Musicales S.C.A. se aglutinan numerosos talentos artísticos locales para dar forma a este interesante proyecto, que cuenta con la excelente musicalización y creación audiovisual de Antonio Meliveo y la dirección de Juan Manuel Hurtado. La sobrecogedora puesta en escena se centra en una enorme pantalla a modo de fondo de escenario y soporte fílmico para la escenificación, a la vez que contiene y enmarca el enorme recinto. Frente a este telón visual una gran caracola es el punto focal y de acción dramática de los personajes en sus diferentes pasajes y secuencias.

El barítono José Antonio Ariza da vida y canto a Prometeo, en situaciones de gran riqueza lírica bocal, o en rítmicas dialécticas de métrica poética, con Pandora, Afrodités u Okéanos. La plasticidad coreográfica de las Erínias llena el espacio y enlaza las sucesivas situaciones, mientras el halcón luce toda su elasticidad y belleza en una destacada expresión corporal de vuelos y ataques a Prometeo. Una cuidada y prolija interpretación, y una buena utilización de los recursos escénicos crean un espectáculo grandilocuente e impactante, pero que no provoca demasiadas emociones, su gran desarrollo estético y visual no termina por conmover a los espectadores.

Enlaces recomendados: Premios Cine