Lola Dueñas: "Emigrar suena bonito, pero el primer año no es nada fácil"

06.11.2015 | 15:58

Afincada por necesidad profesional en Francia, en cuyo cine se ha prodigado en los últimos años, la actriz Lola Dueñas no oculta cierta amargura al reconocer que "emigrar cuando se trabaja, se rueda y tal suena bonito, pero el primer año, cualquiera que ha emigrado lo sabe, no es nada fácil".

"Ser actriz es la cosa que más me gusta del mundo, y necesitaba moverme para poder seguir rodando", ha afirmado Lola Dueñas en la rueda de prensa de presentación como madrina del vigésimo primer Festival de Cine Francés de Málaga, que se inaugura esta tarde.

Admite que si las cosas "hubiesen sido distintas en España" seguramente no se habría movido "nunca" de su tierra, porque "lo más cómodo" y donde cualquiera se siente "seguro" es "al lado de su gente".

Del país vecino admira especialmente "la protección que hay de la cultura, independientemente del gobierno que esté en cada momento", porque "la cultura allí es sagrada, es lo más importante".

Además, es una actitud "muy inteligente", porque "es una industria que da mucho dinero", ha añadido la actriz, que no "entiende" lo que ocurre en España.

Explica que cuando ha rodado en España, Francia o Argentina "los rodajes son iguales y no se nota ninguna diferencia, pero sí hay diferencias en el dinero que hay para el cine y en el número de películas que se ruedan al año, que en Francia son más de doscientas y en España poco más de cuarenta".

Respecto al público francés, ha destacado cómo "va en masa a ver su cine", alentado además por ventajas "como un carné por el que pagas veinte euros al mes y vas al cine todo lo que te da la gana".

"Si eso existiera aquí, seguramente la gente iría al cine", ha apuntado Lola Dueñas, que ha destacado además el gran conocimiento del cine español que hay en Francia.

Cuando se le pregunta con qué director francés le gustaría trabajar, cita a Robert Guédiguian, cuya película "Une historie de Fou" inaugura esta tarde el certamen malagueño, o Thomas Salvador, que rodó en 2014 su primera película, "Vincent n'a pas d'écailles" ("Vicente no tiene escamas").

"Es un director al que busqué, al que escribí y con el que quedé a tomar una cerveza en París, porque ha hecho una primera película alucinante", ha explicado Dueñas, que respecto a los actores con los que querría compartir reparto no tiene dudas: "Estoy en la época Darín. Se me ha metido en la cabeza y no voy a parar".

Acaba de rodar "Zama", dirigida por la argentina Lucrecia Martel y coproducida por Argentina, España, Francia, México, Brasil, EEUU y Holanda, y está "ilusionada" por el estreno en Francia de "Los ogros", de Léa Fehner, de la que asegura que es la película de la que se siente "más orgullosa".

Después de diecisiete años sin subirse a los escenarios, Lola Dueñas también quiere hacer teatro y tiene un proyecto "del que no se puede contar mucho porque no se sabe si será real", y sólo avanza que será "en Buenos Aires".

Al ser nombrada madrina del Festival de Cine Francés de Málaga, que ha programado una retrospectiva de su filmografía y le entregará el premio "Guiño de Honor", se une a una nómina en la que están Carmen Maura, Victoria Abril, Rossy de Palma o Candela Peña.

"Esto es como una confirmación para mí misma de que la actriz que vivía en Madrid y que veía todo el día cine francés al final hizo lo que quería, que era marcharse a Francia y rodar".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine