Crítica

Teatro a lo grande

Paco Inestrosa reseña el 'Hamlet' de Miguel del Arco en el Teatro Cervantes

20.12.2016 | 05:00

El director Miguel del Arco, con la compañía Kamikaze Producciones, presentó su versión de 'Hamlet', de William Shakespeare dentro del ciclo dedicado a los cuatrocientos años de Cervantes y Shakespeare que se ha venido celebrando en el Teatro Cervantes. El director construye una obra en la que busca dar mayor luz a ese empeño tradicional por convertir esta tragedia en un retablo en blanco y negro del alma humana en su aspecto más reflexivo.

Desde que el psicoanálisis apareció y la figura del protagonista fue analizada bajo estos parámetros, la visión retorcida de la historia del Príncipe de Dinamarca pareció marcar la ortodoxia oficial para la representación. La mayoría de las veces un tostón. Sin embargo Del Arco quiere hacer más contemporánea no ya la puesta en escena si no la comprensión de los sucesos personales de los personajes. Hay un algo manierista no obstante en la puesta en escena que recuerda la grandilocuencia de los espectáculos operísticos. Tal vez no ajena a ese trasfondo de gran drama que sigue latente. Pero el director sabe sin embargo cambiar el lenguaje narrativo a favor de una cotidianeidad más comprensiva, más visual, quitando yerro a los grandes textos y acentuando los monólogos más personales. Un juego que se alterna en toda la representación como si de dos planos se tratara. Puede que esa dupla de planos alternantes, en una representación tan larga y como único elemento animador del ritmo, produzca un cierto agotamiento.

Pero hay un elemento fundamental sin el que probablemente no luciría igual esta representación, y es el diseño de luces, sobresaliente. Consigue crear situaciones y ambientes en un mismo espacio como si formara parte de las emociones que los personajes han de mostrar. Acercar y alejar del espectador las escenas según estas sean más o menos íntimas, en apoyo de los actores. Porque lo que no cabe duda es que la Del Arco ha sacado un enorme jugo de los actores. Hay momentos impresionantes interpretativamente hablando. La claridad con que se asumen los roles y la rotundidad de las palabras es un logro del director como director de actores. Israel Elejalde es un magnífico Hamlet que no divaga a la hora de enfrentarse a sus pensamientos si no que se enfrenta a sus miedos con decisión, con claridad aunque con la reserva lógica hasta la confirmación de sus sospechas. Un tipo vivo que se representa a sí mismo en la locura, pero que no por ello abandona el aire de grandeza inherente a un montaje que sin duda está pensado a lo grande.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura


Ponce agranda su leyenda
Ponce agranda su leyenda

Ponce agranda su leyenda

El torero valenciano suma su sexto Capote de Paseo como triunfador - La disminución de público y...

Jerry Lewis, un payaso único de Hollywood

Jerry Lewis, un payaso único de Hollywood

El cómico era único a la hora de inventar brillantes gags de todo tipo y único probando muecas...

Adiós a la artista que no se mordía la lengua

Adiós a la artista que no se mordía la lengua

La actriz ha fallecido a los 88 años, dejando tras de sí el rastro de su energía y el recuerdo de...

El cómico y activista Dick Gregory muere a los 84 años

El cómico y activista Dick Gregory muere a los 84 años

Richard Claxton rompió barreras raciales en los años 60 satirizando la segregación y la injusticia...

Muere Alfonso Azpiri, referente del cómic español

Muere Alfonso Azpiri, referente del cómic español

El ilustrador, de 74 años, ha publicado en diferentes países y ha sido distinguido con varios...

Cuarenta años sin Groucho Marx, el genio de la comedia

Cuarenta años sin Groucho Marx, el genio de la comedia

En 1977, el artista fallecía a los 86 años en una clínica de Los Ángeles a causa de una neumonía

Enlaces recomendados: Premios Cine