Publicación

El CAL recuerda al 'padre' de Juanita Narboni

Se reedita la obra maestra de Ángel Vázquez y hoy se celebra una mesa redonda sobre su obra

09.11.2017 | 05:00

La Junta de Andalucía, a través del Centro Andaluz de las Letras (CAL), y la editorial Seix Barral, rinden este jueves un homenaje al escritor malagueño Ángel Vázquez con la reedición del libro La vida perra de Juanita Narboni. La editora de Seix Barral, Teresa Bailach, el periodista Jesús Nieto y el director del CAL, Juan José Téllez, dialogarán sobre esta obra de culto de Ángel Vázquez, un escritor con leyenda de autor maldito que inventó un personaje único: Juanita Narboni. La mesa redonda tendrá lugar hoy, a partir de las 19.30 horas, en el Centro Andaluz de las Letras.

Para muchos, Vázquez fue el último verdaderamente maldito de las letras españolas, el autor del, quizás, mejor soliloquio de papel en nuestro idioma –La vida perra de Juanita Narboni– y ganador del entonces (1962) todavía prestigioso Premio Planeta con Se enciende y se apaga una luz. Para otros tantos, un habitante de barras de bares adicto al whisky y al tintorro y, para algunos menos, aquel funcionario del censo de Jubrique que terminó sus días en una pensión de Madrid sin dinero ni, sobre todo, ganas de seguir prorrogando su enemistad con la vida. Murió a los 51 años. Pero el fin de su vida lo escribió décadas antes, en el cuento Las viejas películas traen mala pata: «Me miré en el espejo y me sentí desamparado. Aquella habitación era tan pequeña y aquellas manchas de humedad tan grandes».

Ángel Vázquez, de padres malagueños, creció en el Tánger de oropel y culturalismo, ese lugar-escenario bizarro poblado por diletantes, huidos y escritores en busca de sus límites –Truman Capote, Allen Ginsberg, Joe Orton, Jean Genet: todos recalaron allí; también Paul y Jane Bowles: ella llegó a ser una de sus grandes amigas–, pero también hosco y cruel. Vázquez, con Emilio Sanz Soto como gran cicerone, pudo habitar en el Tánger exquisitamente decadente pero el que hizo suyo fue el de tentaciones y tormentos.

Cuando Marruecos recuperó su independencia, en 1959, se instaló en Jubrique, el pueblo de sus padres. Poco se sabe más que el que trabajó en el censo del ayuntamiento de la localidad. Finalmente recaló en Madrid donde vivió una existencia mísera, entre pensiones de mala muerte y tabernas de peor. Cuentan que José Manuel Lara, factótum de Planeta, se hizo cargo de los gastos de su entierro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura


Padilla deja el toreo

El carismático diestro se retirará a finales de 2018, poniendo fin así a 25 años sobre los ruedos

La red social de los actores

La red social de los actores

Esta app, apadrinada por Antonio Banderas, está destinada a aquellos artistas que buscan su 'papel...

Los María Zambrano vuelven a premiar a las letras

Los María Zambrano vuelven a premiar a las letras

Unicaja y la UNED convocan la tercera edición de estos galardones literarios, dotados con 1.000...

La autora de "Sarah´s Scribbles": "No pasa nada por sentirse perdido a veces"

La autora de "Sarah´s Scribbles": "No pasa nada por sentirse perdido a veces"

En su nuevo cómic "Un bollito feliz", Sarah Andersen muestra situaciones de lo más cotidianas

Mucho más que libros infantiles para Navidad

Mucho más que libros infantiles para Navidad

Descubre los ejemplares más vendidos, creativos o educativos para sorprender a los más pequeños

Muere el actor alemán Peter Berling a los 83 años

Muere el actor alemán Peter Berling a los 83 años

Trabajó con directores como Fassbinder y Herzog - Escribió las novelas de la serie 'Los hijos del...

Enlaces recomendados: Premios Cine