Incógnitas y certezas del 'dieselgate'

Volkswagen cifra en 683.626 los coches afectados en España por el trucaje de las emisiones

11.10.2015 | 16:36
La marca Volkswagen Turismos, propiedad del consorcio Volkswagen, podría cerrar este ejercicio con pérdidas.

Los vehículos pueden seguir utilizándose con normalidad hasta que sean llamados a revisión - La marca correrá con todos los gastos

El escándalo sobre la manipulación de las emisiones contaminantes en vehículos diésel del consorcio alemán Volkswagen alcanza a 11 millones de vehículos, 683.626 de ellos en España. Es la dimensión del «dieselgate», como ha sido bautizado por parte de los medios de comunicación, que mantiene abiertas numerosas incógnitas sobre sus repercusiones para el consumidor. La principal certeza es que el caso se mantendrá vivo durante meses y tendrá unos costes multimillonarios para el coloso automovilístico.

¿En qué consiste la trampa de las emisiones? Los vehículos afectados, todos ellos con motores diésel, fueron equipados con un dispositivo software en la unidad informática que controla el motor que permite ocultar parte de las emisiones contaminantes, principalmente los óxidos nitrosos (NOx). Esa trampa permitió a Volkswagen superar las pruebas de homologación de sus vehículos en EEUU, donde se ha destapado que emiten entre diez y cuarenta veces más NOx de lo declarado. El consorcio alemán ha reconocido que esos mismos dispositivos se montaron en 11 millones de coches vendidos en todo el mundo, buena parte de ellos en Europa. Tales coches contaminan más de lo que queda reflejado cuando son sometidos a pruebas de emisiones, aunque no se ha precisado aún si se exceden también los topes legales autorizados en Europa.

¿Qué marcas y modelos están involucrados? Los vehículos vendidos en España que tienen el sistema informático que falsea los datos de emisiones son 257.479 de marca Volkswagen, 221.783 Seat, 147.095 Audi, 37.082 Skoda y 20.187 de la gama de vehículos comerciales. El grupo no ha dado muchos detalles, pero los datos oficiosos que se han conocido indican que se trata en todos los casos de automóviles equipados con motores 1.6 TDI y 2.0 TDI cuyo código es EA189. Esas mismas informaciones señalan que el problema alcanza a las versiones diésel de la mayoría de los modelos comercializados entre 2009 y septiembre de 2015. Son los vehículos certificados bajo la norma ambiental Euro 5. Los homologados con la norma Euro 6, en vigor desde septiembre de este año, serían ajenos al escándalo.

¿Cómo saber si un coche tiene o no el software tramposo? Volkswagen ha puesto a disposición de sus clientes un número de teléfono gratuito, el 900 180 361, para que se puedan informar de la situación de cada vehículo. Si el usuario quiere comprobarlo por sí mismo, la ficha técnica incluye una referencia a si la homologación ambiental corresponde a la norma Euro 5 o a la Euro 6. Más complejo puede resultar identificar si el modelo del motor es de la familia EA 189, porque Volkswagen utiliza en ocasiones denominaciones distintas. En todo caso, esos motores son mayoritarios en los coches diésel adquiridos entre 2009 y septiembre de este año.

¿Existen riesgos de averías o para la seguridad? Las irregularidades únicamente se refieren a las emisiones. Los coches pueden seguir utilizándose como siempre.

¿Qué cambios necesitará el vehículo? Volkswagen aún está trabajando en un procedimiento para regularizar la situación de los vehículos. Se sabe que los distribuidores de las marcas del consorcio se pondrán en contacto con los propietarios y les citarán para una revisión de los coches. En teoría, la operación para eliminar el software tramposo puede ser sencilla y resolverse en apenas unos minutos, porque bastaría con volcar sobre la unidad informática una nueva programación. Volkswagen correrá con todos los gastos. Ahora bien, existen incógnitas sobre los efectos que la reparación puede tener en el funcionamiento del vehículo si resulta necesaria. Según algunas opiniones técnicas, si los coches trucados superan efectivamente los límites legales de contaminación, como ha ocurrido en Estados Unidos, el ajuste de las emisiones podría conllevar pérdidas de potencia leves o aumentos de consumo de carburante.

¿Habrá que pagar más por el impuesto de matriculación o devolver las subvenciones del plan PIVE? El gravamen de matriculación es mayor según sean de elevadas las emisiones de dióxido de carbono (CO2), pero no tiene en cuenta las de óxidos nitrosos. Pero habrá que esperar a que se despeje otra incógnita: si la manipulación falsea la generación de CO2 y si por tanto puede tener alguna repercusión fiscal.

¿Cabe reclamar compensaciones por daños y perjuicios? Organizaciones de consumidores y despachos jurídicos están preparando demandas colectivas contra Volkswagen. En algunas de estas iniciativas se sostiene que es posible obtener la nulidad del contrato de compraventa por el engaño de las emisiones, lo que conllevaría la devolución del importe abonado y del coche. Según los colectivos de usuarios, el consumidor también tendrá derecho a ser resarcido si se confirma que las prestaciones del vehículo serán distintas una vez que se realicen los cambios que requerirá.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial Campaña de laRenta

Declaración de la renta

Renta 2016

 

El nuevo programa Renta Web, las novedades de esta campaña, las deducciones de la renta, cita previa... y todo lo que necesitas para tu declaración de la renta.

 

Enlaces recomendados: Premios Cine