Iglesia

El Papa elogia a Australia por disculparse ante los aborígenes y combatir el cambio climático

17.07.2008 | 12:32
El papa Benedicto XVI saluda a los asistentes a su llegada a Barangaroo en su primera aparición pública tras su llegada a Sydney (Australia) hoy jueves 17 de julio. El Pontífice, que se encuentra en Australia para participar en los actos programados por el Día Mundial de la Juventud, rogó al gobierno australiano que pida disculpas a la población indígena australiana por las injusticias sufridas en el pasado. EFE/Paul Miller
El papa Benedicto XVI saluda a los asistentes a su llegada a Barangaroo en su primera aparición pública tras su llegada a Sydney (Australia) hoy jueves 17 de julio. El Pontífice, que se encuentra en Australia para participar en los actos programados por el Día Mundial de la Juventud, rogó al gobierno australiano que pida disculpas a la población indígena australiana por las injusticias sufridas en el pasado. EFE/Paul Miller

El Papa Benedicto XVI elogió hoy --en el marco de su encuentro con el primer ministro, Kevin Rudd, y con el gobernador general, Michael Jeffrey, en Sidney, donde participa en las celebraciones de la Jonrnada Mundial de la Juventud (JMJ)-- al Gobierno de Australia por pedir disculpas a los aborígenes y por sus esfuerzos para combatir el cambio climático.

El Santo Padre, tras celebrar Misa privada en la capilla de la residencia de la catedral, se trasladó a la Casa de Gobierno donde mantuvo un encuentro con las autoridades australianas.

"Gracias a la valiente decisión del Gobierno australiano de reconocer las injusticias cometidas contra los indígenas en el pasado, se están tomando pasos concretos, para conseguir la reconciliación basados en el respeto mutuo", afirmó.

El Santo Padre dijo que la antigua herencia de los aborígenes, que han estado en Australia por cerca de 40.000 años, es un "parte esencial del paisaje cultural de la Australia moderna."

"Este ejemplo de mediación --Rudd se disculpó oficialmente con los aborígenes en febrero-- ofrece esperanza a pueblos de todo el mundo que esperan desde hace mucho ver sus derechos reafirmados y que se reconozca y promueva su contribución a la sociedad," agregó.

Los 460.000 aborígenes australianos representan a un 2 por ciento de la población de 21 millones del país. Este colectivo sufre la mayor tasa de desempleo, el consumo de drogas y la violencia de género, así como una expectativa de vida 17 años menor que la de otros australianos.

Sobre el cambio climático destacó la meta de las autoridades australianas de reducir los gases que provocan el efecto invernadero en un 60 por ciento antes del 2050, haciendo un llamamiento a una "administración responsable" de la Tierra.

En su primer discurso oficial en tierras australianas, el Papa resaltó también la oportunidad de celebrar la JMJ en Australia, dado que la Iglesia en el país, además de ser muy joven, es "de los más cosmopolitas".

También valoró que Australia se "un territorio particularmente fértil para el diálogo interreligioso" y habló de la paz en el mundo a través de operaciones internacionales.

VÍTORES

Durante el recorrido entre el Almirantazgo y la Catedral de Santa María, lleno de gente, el Papa fue vitoreado continuamente. Lorena, una peruana residente en Australia, comentaba el hecho de que los locales se están volcando especialmente con esta visita.

Tras su bienvenida oficial, Benedicto XVI visitó el santuario dedicado a la primera beata australiana Mary McKillop.

EN BARCO POR LA BAHÍA

Por la tarde, (de mañana en España) llegará su primer baño de masas, con su recorrido en barco por la Bahía de Sidney. Desde hace horas este bello paraje se halla repleto de jóvenes del mundo entero, cantando, rezando y agitando las banderas de Líbano, Papúa, Puerto Rico, etc.

Desde hace horas, en el gran escenario preparado en Barangaroo se alternan actuaciones musicales y testimonios en un clima de euforia y entusiasmo.

El Papa será recibido en el puerto de Barangaroo por una danza de aborígenes australianos, como muestra de que no llega como "colonizador" sino como amigo y hermano.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga