Cosas del rebalaje

La última frontera

 05:00  

RAFAEL ALDEHUELA Hace 4.500 millones de años nuestro planeta era un recién nacido, inhóspito y carente de vida. Así pasó mucho tiempo, hasta que algunos organismos unicelulares poblaban un mar primigenio que lo envolvía todo y del que solo asomaban trozos de tierra pelada sobre la que llovía constantemente ácido. En este ambiente, sin saberse a ciencia cierta por qué, nació la vida. Los organismos unicelulares se unieron entre sí en una especie de moco que se aferró a la frontera existente entre la tierra seca y el primitivo mar. Después, en un milagro de la evolución, comenzaron los procesos que dieron lugar a la fotosíntesis, que milagrosamente lanzó a la atmósfera un elemento venenoso que lo llenaba todo y que mataba casi toda embrionaria especie que osaba aparecer en nuestro planeta. Sin embargo, la adaptación de los más fuertes, su tenacidad, su amor a esa especie de patria que les veía nacer y morir casi simultáneamente, dio origen a nuevas especies, apareciendo con ello nuevos organismos pluricelulares y las primeras plantas. El oxígeno, que lo mataba todo, ahora era la nueva fuente de vida en la Tierra. Pasaron millones de años y de repente, como un milagro, porque la vida es en sí misma un misterio milagroso, en un periodo de tiempo al que llamamos Cámbrico, la vida explosionó en infinidad de nuevas especies que poblaron rápidamente el planeta y lo llenaron de vida y color.

Desde entonces, la Tierra, mientras no se demuestre lo contrario, es el único lugar conocido del Universo donde la vida es posible y a todas luces, sin el menor género de duda, es además absolutamente imparable. De algún olvidado animal que pululó aquel Edén primigenio y del que no tenemos ni idea ni rastro, de aquel bicho maravilloso procedemos todos los llamados seres humanos. Desde entonces, la humanidad no ha conocido un momento de paz, hasta el punto de que es muy probable que nuestro planeta no haya tenido en su historia ni un solo segundo sin guerras. Los grandes acontecimientos bélicos de nuestra Historia son el compendio de un sinfín de pequeñas guerras que siempre existieron y actualmente, existen. Somos los más terribles depedradores y sin embargo, somos el ser más fascinante y sensible que anda sobre la faz de la Tierra. Somos el origen de la ternura y la fuente inagotable del amor eterno, pues tenemos una capacidad infinita de darlo y recibirlo sin exigir nada a cambio por ello. Somos, sin duda y a la vez, el ser más cruel y el más maravilloso del Universo. En Al-Andalus el principio del fin comenzó en 1410 con la conquista de Antequera y su periodo final, el que terminó con ocho siglos de cultura e islam, se inicio en 1482 con la toma de Alhama de Granada, pues en apenas tres meses, cayó también Loja y toda la Vega para finalmente masacrar Málaga en aquel lejano verano de 1487, cuando el mundo cambió de manos. Desapareció entonces la última frontera de la Edad Media, esa que durante tanto tiempo separó dos maneras diferentes de ver la vida y que como el moco primigenio anterior al Cámbrico, separó dos mundos diferentes que sepultó formas y costumbres que sucumbieron para siempre, escritas en las empolvadas páginas del olvido y la sinrazón. La última frontera separaba el Reino de Granada de un Universo desconocido que se le cayó literalmente encima y que dio paso a una nueva potencia mundial capaz de descubrir y conquistar un continente y cambiar el mundo conocido hasta entonces. Como la propia evolución de las especies, también la sociedad dio un paso al frente, un paso que mató definitivamente los decadentes Reinos de Taifas, pero un paso hacia adelante, al fin y al cabo.

Y ese momento que dio origen a una nueva forma de vida, también abrió camino a la sinrazón y al olvido de un cultura ancestral, que tras la última frontera estuvo a punto de morirse y perderse para siempre. En estos días Granada me recibe lluviosa pero no triste, porque la ciudad nazarí no conoce el amargo sabor de la tristeza. Por sus calles muchos jóvenes provenientes de la vecina Murcia celebran despedidas de solteros y muchos somos los que quizás, empujados por este chirimiri andaluz que nos cala, nos refugiamos en las teterías árabes de moruno acento y evocación permanente a nuestro pasado. Miro a mi alrededor y compruebo con satisfacción estar rodeado de un mundo de arte. Los edificios me lo dicen casi todo y lo que no me dicen, me lo cuentan las voces y los trabajos de mis amigos, unos nuevos locos que expresan el esplendor de tantos siglos heredados de amor a la belleza y al sentir de todo un pueblo que pasea una identidad única y heredada. Una vez más la sensibilidad que emana de la belleza que pintan, esculpen y modelan me alienta el alma y me hace sentir pequeño. Miro hacia uno de mis lados, como queriendo escapar de la mediocridad que atesoro, mientras un gatito casi recién nacido me observa con ojos curiosos de belleza imperceptible. Y mientras tanto el cielo me regala lluvia como para que yo me acuerde de que estoy vivo y de que respiro, sueño y amo en la tierra más maravillosa del mundo, justamente Al Andalus, la tierra de mis antepasados...

  HEMEROTECA

Los chats del Festival

Francis Lorenzo

"Las series de televisión tienen una ventaja: son muy buenas y las ve mucha gente; por eso son referentes en el cine" | El encuentro

Vicente Romero

"Lo cierto es que cuando te han visto en algún papel previo, te encasillan", comenta el actor de 'The Pelayos' | Lee el chat


Karra Elejalde

"En este oficio nuestro, en el que cada plato que te sirven se sirve con distinta salsa, es muy difícil acertar", afirma el actor | Lee el encuentro completo

Elena Anaya

"Soy incapaz de definirme como persona. Un defecto es que soy indecisa", reconce la actriz| Consulta el encuentro digital

 


Verónica Echegui

"Sueño con interpretar un personaje de fantasía o en una peli épica" confiesa la actriz de '6 puntos sobre Emma'' | El chat

Rodolfo Sancho

"Por un papel, me raparía la cabeza y engordaría 20 kilos", dice el actor 'Historias robadas' | Repasa el chat

Carlos Taillefer

"Para el PP la cultura es un gasto. Para mí es una inversión", asegura el productor de 'Contra el tiempo'. | Repasa el chat

Cesc Gay

"Si te gusta escribir tienes que intentar dirigir tus guiones", asegura el Premio Eloy de la Iglesia-La Opinión |Revisa sus respuestas

Beatriz Rico

"Mi sueño es hacer un musical. Soy fan absoluta de los musicales y no me pierdo ni uno", asegura la actriz | Repasa el chat



 

  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Historias de la Costa....


La actriz movilizó a su familia y a buena parte de su vestuario para el rodaje de Blanco, rojo y..., en 1971.| Lucas Martín

La EMT estudia mejoras para Teatinos

Línea directa | Urbanismo iniciará la recuperación de suelo público en Canal | Tú decides qué es noticia


Repasa la Semana Santa


Vive la Semana Grande de Málaga en imágenes. Visita las galerías de imágenes de La Opinión: cofradía por cofradía

Toda la información de la Semana Santa de Málaga


laopiniondemalaga.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya