Refugiados sirios

Cimientos para una nueva vida

A principios de semana Málaga abrió sus brazos a los que huyen del desastre y asociaciones, instituciones y voluntarios buscan los recursos necesarios

20.09.2015 | 10:44
La joven Roula junto con su hijo Omar y su suegro Hams Dine y cuñado Abd Allah en el centro de refugiados de la calle Ollerías.

¿Cómo ayudar?

  • Información. ¿Cómo funciona el Programa Asilo? La persona pide asilo y el país le ofrece seis meses prorrogables hasta nueve en algún centro o piso acondicionado. Después se le ofrece un pequeño apoyo económico y le ayudan a buscar trabajo, asuntos burocráticos y otras cuestiones que culmina al cumplir los 24 meses.
  • Asociaciones. Las asociaciones no paran de recibir llamadas de anónimos que preguntan si pueden ayudar como voluntarios con los refugiados. Las entidades piden paciencia porque aún es pronto para determinar qué hacer. Es una carrera de fondo y los afectados necesitarán que la ola de solidaridad dure bastante tiempo para integrarse en la ciudad.
  • Voluntarios. ¿Qué va a hacer falta cuando lleguen? Hay dos fases en este proceso: acogida y reinserción social. Todos los que dispongan de pisos de segunda residencia o locales acondicionados pueden hablar con el Ayto. o las asociaciones pertinentes para que tengan un registro. En la etapa de integración social harán falta personas que enseñen español, otras que hagan acompañamiento, jueguen con los niños y otras tareas cotidiana.
  • Ayuntamiento. Oficina del Refugiado, a disposición de todos. El Ayto. ha abierto una Oficina del Refugiado para atender todas las consultas relacionadas con este asunto. En los primeros días ya se han recibido más de 100 llamadas.
  • Alternativas. Ayuda económica. Otra opción El Consistorio ha abierto una cuenta y todo lo que se recaude irá destinado a las tres entidades que trabajan con el colectivo y ha depositado 30.000 euros . La cuenta es: ES90 2103 0146 94 0030051821. Cáritas Diocesana también ha abierto varias cuentas destinadas en exclusiva para los refugiados: BBVA ES210182591840017000003 Popular ES820075 1081850600111540 Caixa ES432100653110210224500 Unicaja ES5221030150910030012779.
  • La mesa de emergencia, repleta de asociaciones. Trabajan con colectivos sociales y a pesar de no estar especializados en el colectivo de los refugiados quieren ayudar. Casi 60 asociaciones de la ciudad se reunieron en la mesa de emergencia y su tarea los próximos meses es cuantificar los recursos que tienen.
  • Fórmulas para recaudar fondos. La parroquia Madre Dios de la barriada La Luz acoge el 25 septiembre la vigilia «Siria, estamos contigo», un encuentro organizado por Cáritas que culminará con un concierto solidario. Por otro lado, el Ayuntamiento prepara una gala benéfica en el Teatro Cervantes para el mes de octubre en la que se esperan artistas nacionales.
 

­Amira ­–«reina» en castellano­– duerme en su nueva habitación. El pequeño Omar de cinco años juega con una bicicleta bajo la atenta mirada de su madre Roula, que descansa junto al resto de su familia siria en un banco mientras cierra los ojos y deja que el sol le acaricie el rostro.

Han sido cerca de siete horas de viaje en barco hasta llegar a Málaga tras un mes y medio con su suegro, sus dos hijos y su cuñado en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Melilla. Ya está más cerca de alcanzar su sueño: reunirse con su marido en Alemania y emprender una nueva vida.

La familia de Roula acaba de llegar al Centro de Acogida de Refugiados de la calle Ollerías y su historia no difiere de la realidad que viven millones de sirios. La bomba que mató sin piedad a sus dos hermanas fue lo que llevó a la familia a abandonarlo todo. De aquello hace cuatro años. Hams Dine, el suegro de Roula, tiene un hijo en Argelia que trabaja en el petróleo y se trasladaron con él hasta allí. Han estado cerca de cuatro años y trabajó en un restaurante pero sin cobrar. Solo le daban alojamiento y comida. La situación era difícil. Entre toda la familia reunieron dinero para continuar con su amargo periplo hasta llegar a Frankfurt.

La ruta de Melilla, península y Alemania es una de las más comunes para los sirios que llegan al centro del refugiado de la calle Ollerías. Para Rouls ésta es una parada de tránsito y aunque tengan permiso para estar tres meses solo pasarán unos días. De ahí a Madrid y en avión hasta Alemania.

«Omar tiene que empezar este año el colegio», dice su madre en árabe. La joven Kheira ayuda para traducir. Ella ya es asilada.

La familia de Roula no pertenece a los 120.000 refugiados procedentes del país devastado que la UE quiere repartir entre los países europeos. Su huída comenzó hace años pero aún no han logrado su cometido. Hace tres meses que el marido de Roula está en Alemania y cuenta los días para reunirse con él.

La historia escribe uno de los capítulos más oscuros y supera con creces el número de desplazados que marcó un hito en las políticas de cooperación. Hasta 50 millones de refugiados se contabilizaron tras la II Guerra Mundial. Hace unos meses el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados contabilizaba 59,5 millones de desplazados en el mundo. La presión social y de los grupos de la oposición forzaron al Ayuntamiento de Málaga a principios de semana a declarar la capital malagueña como ciudad refugio. Las asociaciones, instituciones públicas y la ciudadanía en general ya trabajan para estudiar los recursos de que dispone la ciudad.

El dato crucial es conocer cuántos refugiados llegaran a España y, en consecuencia, a Málaga. Se habla de entre 15.000 y 17.000 refugiados y la provincia acogería a no más de 400 pero todo son conjeturas. Tras un intento poco fructífero, la UE se reúne de nuevo el 8 de octubre para ver si alcanzan un entendimiento. Mientras tanto la maquinaria ya está funcionando pero a fecha de hoy Málaga dispone de cero camas.

Las entidades subvencionadas por el Gobierno que trabajan con este colectivo son Cruz Roja, la Asociación Comisión Católica Española de Migraciones (Accem) y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). El Gobierno ha preparado una partida de 13 millones de euros y nadie sabe aún cómo se repartirá y bajo qué criterios se distribuirán los refugiados.

Entre las tres entidades, Málaga dispone de 47 camas destinadas al Programa Asilo. Un plan que contempla hasta 9 meses de estancia y no más de 24 meses, en total, con una pequeña ayuda económica y otros servicios que faciliten su integración.

Hay que remontarse a 1992 para recordar una situación similar en Málaga con la llegada de los bosnios pero las entidades implicadas aseguran que será superior.

El coordinador de CEAR, Francisco Cansino, asegura que están inmersos en la búsqueda de posibles localizaciones en la costa y en la capital para que se asienten los futuros refugiados que no se esperan para antes de diciembre. El centro cuenta con 65 plazas de las cuales, 25 son destinadas para el programa asilo. El resto es para inmigrantes vulnerables (personas no documentadas).

Cruz Roja también tiene sus instalaciones completas, un centro por la zona de La Malagueta que tiene espacio para hasta 22 personas. En la actualidad está completo.

El responsable territorial Andalucía, Ceuta y Melilla de Accem, Manuel Sánchez, detalla que en la ciudad sólo tienen un piso para no más de siete personas y forma parte del programa de Atención Humanitaria al Inmigrante para ayudar a aquellos que cruzan el Mediterráneo. Hay que trasladarse hasta Jerez para encontrar un centro con 65 plazas y también está lleno. Aun así, se muestra optimista y asegura que la ciudad sabrá responder a las necesidades actuales. Y es que los ciudadanos anónimos y colectivos sociales se han volcado con la crisis humanitaria que solo se huele en la ciudad a través de los medios de comunicación.

El Ayuntamiento de Málaga creó la semana pasada una mesa de emergencia y en la primera reunión asistieron hasta 58 asociaciones. Cada 15 días se reunirán para abordar la situación. El objetivo es hacer una puesta en común de todos los recursos que ofrece cada asociación para coordinarlos cuando llegue el momento.

El Ayuntamiento ha abierto la Oficina del Refugiado para resolver dudas y recabar todos los medios que ponen a disposición las empresas y personas interesadas.

El concejal de Derecho Social del Ayuntamiento, Julio Andrade, explica que apoyará a las organizaciones en su búsqueda de localizaciones y, en caso de ser necesario, el albergue municipal y el centro de baja exigencia están a disposición de las entidades. Han habilitado una cuenta en la que han depositado 30.000 euros y organizan una gala en el Teatro Cervantes de cara al mes que viene para recaudar fondos.

La Diputación trabaja también para conocer la disponibilidad y los recursos que tiene el territorio. Albergues, edificios cerrados, guarderías, pisos de segunda residencia...Todas las instalaciones se tienen en cuenta en la fase de acogida. La Noria es uno de los edificios que se puede poner a disposición, al igual que La Térmica. Lo que era el antiguo Centro Cívico ya acogió hasta 38 bosnios en la década de los 90. La Universidad de Málaga también ha ofrecido plazas en sus residencias. Y es que todavía no hay camas para acogerlos pero asociaciones, personas anónimas e instituciones intentarán llegar a tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine