Mirando atrás

Modernidad junto al Parque de Málaga

En agosto de 1959 la ciudad celebra la feria en el Parque de Málaga y además estrena una Feria de Muestras en la misma zona con novedades técnicas que cambiarían la vida de los malagueños como neveras e incluso jaulas para gallinas

10.01.2016 | 05:00
El alcalde García Grana y el gobernador Rodríguez-Acosta en el stand de los microcoches PTV.

La novedad que supuso en 1959 regresar al Parque de Málaga para celebrar la Feria de Agosto, algo que no se llevaba a cabo desde 1942, supuso un revulsivo para la imagen de la ciudad, que siguió celebrando la feria en su zona verde más veterana hasta 1967. Lo que pocos recuerdan es que las dos primeras ediciones de esta exitosa Feria de Agosto en el Parque vinieron de la mano de una Feria Oficial de Muestras en el paseo de las Palmeras en la que participó más de medio centenar de empresas de Málaga y provincia.

Para su puesta en marcha puede que fuera un ejemplo la I Feria Oficial de Muestras que tuvo lugar un año antes en Sevilla. El caso es que en Málaga funciona desde 1958 el tándem formado por el nuevo alcalde Francisco García Grana y el gobernador civil Antonio García Rodríguez-Acosta, dos gestores que darán una imagen más moderna a la capital y concebirán la Feria del Parque y la Feria de Muestras como un escaparate turístico y comercial.

Este certamen empresarial fue la ocasión además de exhibir creaciones de gran impacto entre los malagueños. En la selección de fotos del Fondo Bienvenido Arenas del Archivo Fotográfico Histórico de la UMA puede apreciarse la expectación que despierta el mecanismo desnudo, sin carrocería, de un microcoche de la casa de Manresa PTV, antecesor del legendario utilitario 600, y en la línea de un microcoche muy popular en la época: el biscúter.

Y sin dejar el mundo del motor, la Feria de Muestras dedicó un espacio importante a empresas malagueñas como Taillefer y su gama de motocicletas Guzzi, incluido un motocarro o la famosa AMS, le empresa que fabricaba motocicletas y que fue fundada por el piloto malagueño Ángel Muñiz Serrano.

También se exhiben como auténticas estrellas del momento las neveras, todavía sin congelador y no al alcance de todos los bolsillos. Las neveras, por cierto, podían verse en el puesto instalado por Pérez-Bermúdez, especializado en «Cocinas, muebles y todo el menaje para hoteles, restaurantes y bares», lo que da una idea de la importancia que ya tenía la naciente Costa del Sol.

Y en 1959 todavía seguía a pleno funcionamiento la Industria Malagueña de los Larios. Abierta en 1846, cerraría sus puertas para siempre en 1970.

Otra de las curiosidades, engañosamente modesta, se encontraba en el puesto de las construcciones mecánicas de nutrición y producción avícola J. Contarini de Córdoba, que presentaba jaulas para gallinas, unas aves acostumbradas en Málaga a corrales de madera, patios vecinales y las propias casas.

Una de las fotos más llamativas es la de la fuente de Génova, entonces conocida como la fuente de los Cisnes, rodeada por expositores de la Caja de Ahorros de Ronda. La Vers, Coca Cola, Gráficas y estuchados San Andrés, Ideal Plástica Flor (flores de plástico), la fábrica Salyt y la joyería Marcos fueron otros de los negocios y empresas que expusieron sus productos en la Feria del 59.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine