Tribunales

El acusado de tirar al hijo de su pareja a una balsa se juega 20 años de prisión

El procesado quería deshacerse del menor, de tres años y medio, o por celos o porque lo creía un estorbo para su relación

07.10.2016 | 05:00
El acusado, el día que fue detenido por la Guardia Civil.

El imputado cambió hasta tres veces su versión sobre cómo había perdido al pequeño hasta que al final confesó la verdad de lo ocurrido.

La Fiscalía Provincial de Málaga ha pedido 20 años de cárcel para un hombre, cuyas iniciales son A. F. G., al que acusa de tirar a una balsa de los Montes de Málaga al hijo de su pareja, de tres años y medio de edad, por un delito de asesinato. Los hechos ocurrieron en torno a las cuatro de la tarde del 9 de febrero de 2015.

El crimen causó una gran conmoción en la opinión pública, sobre todo por las horas que pasaron los agentes de la Guardia Civil buscando al niño ya que el acusado, después de ejecutar supuestamente la muerte del menor, dijo primero que lo había perdido en el centro comercial de Rincón de la Victoria, luego que se le había escapado en el paseo marítimo de La Cala del Moral y en los acantilados de esa zona hasta que, finalmente, llevó a los investigadores hasta la balsa.

Según consta en la calificación fiscal, el acusado mantuvo una relación con una mujer desde abril de 2014 hasta la fecha de los hechos, y la mujer tenía un hijo de tres años y medio de una relación anterior. «La relación entre el acusado y la mujer era complicada, con frecuentes discusiones que alguna vez terminaron en separación temporal, siendo el procesado una persona muy celosa con respecto a otros hombres, pero su relación con el menor era buena», dice el fiscal.

Pocos días antes de la jornada de autos, el procesado resolvió deshacerse del menor y para ello trató de convencer al padre para que se lo llevara a Ceuta con él a través de mensajes y llamadas. Como no logró su propósito, decidió «acabar con su vida».

Así, el acusado estuvo con su pareja en el domicilio de Pedregalejo y, en torno a las tres de la tarde, fue a recoger en su coche al niño en el colegio. Seguidamente, se dirigió con él a una balsa que contenía agua para la extinción de incendios ubicada en los Montes de Málaga, lugar al que llegó a las cuatro y cuarto. En concreto, se dirigió, en ejecución del plan que había diseñado, a la balsa, ubicada en el mirador Vázquez Shell, «paraje recóndito, apartado, ubicado en una zona muy montañosa y muy raramente transitado». Desde ese lugar se divisa precisamente la balsa y a ella se accede a través de un camino de tierra. Se trata de una zona de difícil acceso con numerosas rampas y desniveles.

«No le ofreció auxilio». «Sabedor de que el menor no sabía nadar, prevaliéndose de su evidente superioridad física, lo arrojó sin miramientos al interior de la balsa, dejando que se ahogara sin ofrecerle auxilio, ayuda que en todo momento pudo prestar pues el acusado era capaz de flotar en el agua y frecuentaba el medio acuático, habiendo realizado, años atrás, un curso para ser bombero», afirma el fiscal.

La balsa tiene forma circular y 20,65 metros de diámetro, «conteniendo agua en toda su extensión superficial con una profundidad de 2,50 y 3 metros». Además, una verja la rodea, pero hay una abertura en la tela metálica.

Luego, fue a su coche y se dirigió al centro comercial de Rincón de la Victoria ya que su intención era decir que el pequeño se le había perdido allí. Antes de llegar, llamó a su madre y a su hermana para comunicarles esta noticia. Una vez en la gran superficie, se dirigió a un vigilante de seguridad para decirle que había perdido al menor, tras lo que este avisó a la Policía Local y a la Guardia Civil y comenzaron a buscarlo, siempre según hace constar la Fiscalía en su escrito de conclusiones provisionales, al que tuvo acceso La Opinión de Málaga.

Después, cambió su versión y dijo que el pequeño se le había perdido en el paseo marítimo de La Cala del Moral, en la playa y en los acantilados de la zona, provocando que se le buscara por allí, hasta que presionado por los agentes los llevó hasta el lugar «donde se encontraba el cuerpo del menor». El representante del ministerio público asegura que cambió hasta en tres ocasiones su versión.

El menor falleció por asfixia y el acusado padece un déficit de inteligencia leve, pero sin la intensidad suficiente como para que suponga una merma en sus facultades de querer y entender. El fiscal le pide 20 años de cárcel por asesinato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine