Historias de la Costa

Los Roussel y los Onassis, idilios y fantasmas en la Costa

Los dos clanes multimillonarios sellaron su alianza en la Costa del Sol con el romance entre la heredera de Aristóteles y el primogénito y playboy de la familia francesa

11.11.2017 | 11:29
Thierry Roussel y Cristina Onassis vivieron en la Costa del Sol algunos de los momentos más dulces de su relación. También numerosos sinsabores; la rica y voluble heredera, con problemas de peso, frecuentó con asiduidad la clínica Buchinger, especializada en salud y adelgazamiento. Después del fallecimiento de Cristina, a los 37 años, el playboy entró en disputa permanente con los Onassis, que no se fiaban de él y que había creado, incluso, un consejo para decidir sobre la fortuna de la hija del matrimonio hasta que cumpliera la mayoría de edad. En la foto, la pareja.

Henry Roussel, antiguo dueño del gigante farmacéutico, dejó su sello en Marbella y en la finca de La Zagaleta: sus cenas, aunque menos desmadradas, fueron el antecedente, en la misma finca, de las de Khassoghi

Era una de esas familias que parece crecer entre las lanchas. Un grupo resultón, atestado de medias melenas de campo de golf y mujeres risueñas. Rico, inmoderadamente rico. Ocioso por convicción y por naturaleza, dueño de un francés y de un patrimonio inclinado de manera inquietante hacia el pañuelo de color bajo la chaqueta y el abuso de camisas blancas. En Marbella aparecían todos juntos; a veces por separado. Siempre de buen humor. Derrochando una felicidad y una lozanía de las que desmienten que alguna vez fuese negocio seguir con la lucha de clases.

A Henry Roussel, el patriarca, era difícil sorprenderle en un gesto de preocupación. Ni siquiera en una de las expresiones concentradas que a menudo distinguen a los grandes accionistas y que tanto se confunden con el cálculo biliar. Después de la trágica muerte de su hermano –fallecido poco antes en un accidente de helicóptero– el empresario había optado por un cambio de vida radical: vender su próspero imperio, la industria farmacéutica Roussel Uclaf, líder de ventas en Estados Unidos, y mudarse a la Costa del Sol. Una decisión que secundarían todos los suyos, incluido su hijo, el playboy Thierry, y que, a la postre, transformaría el paisaje de uno de los rincones más selectos de la provincia.

Fueron los Roussel, «están tan de moda los Roussel», escribiría la gran Viruca Yebra en ABC, los que compraron los terrenos en los que acabaría viviendo Khassoghi y montando las fiestas que tanto darían que hablar en Hollywood. Una parcela, La Zagaleta, que ya entonces parecía haber sido arrancada de un tajo al paraíso, con animales salvajes y una piscina en la que la familia, muy al estilo hortera que se impondría delicadamente en Miami y en Falcon Crest, decidió dejar marcada la letra R. En esos predios, tan rimados de yates y de árboles frondosos, tendría lugar, antes que las fiestas, una de las vivencias más pijas y melancólicas de toda la historia del turismo. Con Cristina Onassis, la heredera de la fortuna de Aristóteles, paseando sola y desmedrada por las fincas, sintiéndose burlada por todos, acechada por su comitiva de guardaespaldas. La multimillonaria se había casado con Thierry, con el que viviría los mejores y peores momentos con Marbella siempre de fondo: desde el ronroneo de las primeras visitas, cuando venía invitada por el Marqués de Griñón, a los últimas estancias, con su matrimonio ya destrozado, en las que daba vueltas por la Zagaleta como un zombi, tras largos días de dieta estricta en una clínica especializada de adelgazamiento.

La chica rara de los Onassis era muy de la Buchinger, pero también de aficiones menos espartanas. Sobre todo, en la época en la que andaba mariposeando por las discotecas con el primogénito de los Roussel. A la pareja era fácil verla en locales como el Miau Miau o la Olivia Valere. Y también al patriarca, entregado en su nuevo decurso existencial al protocolo con el que los millonarios suelen despachar los asuntos de la vida loca: la colección de veleros, el golf, los vinos, la juventud radiante, las fiestas privadas. Los Roussel eran los puñeteros amos. Y si descollaban en las salas de noche, más lo hacían en los mentideros, en los que no había ningún aristócrata ni mercachifle de postín que no se ufanara de haber asistido a alguna de sus copiosas cenas. La Zagaleta era un desfile continuo de platos por el jardín, de invitados, de esforzados edecanes. Y Henry estaba henchido, gozoso, contento de haber emparentado con el imperio Onassis. Con ánimo, incluso, de incumplir su promesa y conseguir permiso para cuartear parte de su amplísima propiedad y dedicarse al sector inmobiliario. Una prerrogativa que declinaría sin titubear el posterior dueño, el magnate Khassogui, que no quería saber nada de la Costa del Sol que fuera remotamente colindante con las preocupaciones, ocupadísimo como estaba en sus juergas, que también hicieron historia.

Cristina, durante todos esos años, siguió pasando largas jornadas de ayuno en la reputada clínica de Marbella. Dando pistas de lo que años después de su extraña muerte alentaría los chismes hasta imprimirles el confuso estatuto de leyenda: que si tomaba veinticuatro cocacolas al día, que si los atracones de pasteles en secreto. Mientras, los Roussel seguían a lo suyo. Dejando su marca, su R indeleble a una época de vinculación con la Costa del Sol que nunca volvería a tener tanto protagonismo. Aunque, eso sí, sin que la ruptura fuera ni mucho menos violenta. La prueba está en la última de los Onassis, la hija de Thierry, Athina, portadora también del viejo gen familiar de simpatía hacia la provincia. Sobre todo, por su pasión por la hípica, que practica a menudo entre las fincas de Málaga y Sotogrande. La última vez tuvo que huir en un taxi de los fotógrafos, mientras tomaba un helado. Otros tiempos para los Roussel, para los Onassis, para La Zagaleta. Con sus rumores y fantasmas de fortunas, de dramas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

Edición Local


Premian a Súper Paco por su trayectoria ejemplar
Premian a Súper Paco por su trayectoria ejemplar

Premian a Súper Paco por su trayectoria ejemplar

El Congreso de Actividad Físico Deportiva para Personas Mayores ha destado la contribución al modo...

Coordinan un equipo de atención a inmigrantes en Málaga

Coordinan un equipo de atención a inmigrantes en Málaga

En 48 horas, la Policía Nacional, Cruz Roja y el Ayuntamiento han atendido en el puerto de Málaga...

Medio millar de malagueños acudirán a la manifestación de Jusapol en Madrid

Medio millar de malagueños acudirán a la manifestación de Jusapol en Madrid

Policías nacionales, guardias civiles, familiares y simpatizantes de Málaga reivindicarán la...

400 personas se concentran a la entrada del Puerto contra el proyecto de rascacielos

400 personas se concentran a la entrada del Puerto contra el proyecto de rascacielos

El columnista de La Opinión, Guillermo Busutil, leyó un manifiesto en el que calificó el hotel de...


Las tiendas de toda la vida, en la calle Larios

Las tiendas de toda la vida, en la calle Larios

El alcalde inauguró este viernes una exposición de paneles fotográficos con 37 de los comercios...

Ballix, la primera ginebra de mango

Ballix, la primera ginebra de mango

Las empresas Trops y Murex han sido las encargadas de crear esta nueva bebida

Natural Club, tres años de fiestas

Natural Club, tres años de fiestas

Mañana sábado celebra una fiesta de aniversario especial por los tres años de actividad nocturna e...

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine