El milagro de San Luis

02.07.2008 | 00:32

Pedro
de Silva

En lugar de bracear en la espuma de la cerveza, llega la hora de estudiar y aprender. La cuestión no es que seamos los mejores (una bobada), sino cuáles son las razones de que por primera vez lo hayamos sido. El milagro de San Luís tiene detrás un concepto, un método y un sentido. El concepto es ver al equipo como un circuito de 11 puntos con una óptima interconexión. Raúl se quedó fuera porque polarizaba, interfiriendo el circuito, y Torres recibió un coscorrón cuando se puso hueco. El método es hacer que la corriente fluya por el circuito con la mayor fluidez y velocidad, hasta que se ponga incandescente. El sentido es la dirección de la descarga (portería contraria), elemento intencional del sistema. Cuando el circuito alcanza el punto, la propia intensidad, como en un poema de arduo laboreo, hace saltar en esa dirección la chispa, que es a la vez fuerza, genio y exactitud.

Opinión

ELENA M. CHORÉN

Silicon Valley, sólo para hombres

En la cuna de la tecnología existe más discriminación laboral hacia...

 
 

Madre de Satán

Detrás de no aceptar los derechos del otro está no ver al otro, aunque tan diferente, como un...

 
 

JOSÉ GONGORA

Mover a Larios

En Málaga es habitual que los monumentos de calles y plazas estén en el centro de la noticia de...

 
 

JOAQUÍN PÉREZ

Decálogo de fin de Feria

Por algo será que la de Málaga es la Feria del Sur de Europa. Algo tendrá que ver su tamaño,...

 
 

PABLO PALOMO

El heredero de Cruyff y Guardiola curra en Chamartín

Pepe Mel observaba desde el banquillo cómo Keylor Navas retenía el...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Un cura

Confieso que desde hace tiempo no piso las iglesias más que para admirar cuando viajo los...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine