ULTIMA HORA
Juana Rivas se entrega a la justicia en Granada tras casi un mes desaparecida

Veraneo en el G-8

10.07.2008 | 01:06

Lucas Martín

Ha caído un trozo de hielo y no pasa nada. Los pájaros cabaretean sin ganas en los tejados y nadie parece consternado. Discurrir, llorar, saltar y conmoverse son actividades para existir en invierno. La vida no sucede a treinta grados. Los políticos no discuten ecuaciones ni prueban su pintalabios en hábiles estrategias de microeconomía en apuros, el mundo se preocupa por sus corbatas. El debate sobre la crisis se asemeja a una cuestión terminológica, ZP ha dicho "papá" y con eso es suficiente para tolerar el verano. Los hipergobernantes se marcan un almuerzo que deja las bacanales imperiales a la altura de la austeridad del rancho. En esto último no hay variaciones, debe ser por el aire acondicionado. Las cumbres del G-8 cuestan más de lo que resuelven. El Gobierno y la oposición también y eso que únicamente comen dos platos. Los alemanes, más fresquitos y hegelianos, aprovechan la modorra para lanzar un estudio que asegura éxitos movedizos con las germanas si se aprenden a manejar los fogones. Merkel, al parecer, está entregada. El otro día no cabía en sí, esta vez de amor, en la cumbre del G-8. Dicen que los españoles resuelven el mundo en el café, ellos comen como osos semiencorbatados. La pobreza entra por fin en sus agendas y se considera un éxito tras tantos años de esterilidades en los foros de Davos. Se sientan a la mesa la Europa que construye armas y se parapeta frente a las pateras junto a la América que abre fuego y revienta las materias primas y el ecosistema en vías de desarrollo, en vías de esperanza. Dicen. El mantel se completa con un par de socios estratégicos. A los que cantan fuera y protestan y se refocilan con las pancartas, les tienen preparados una recepción imperial con medio ejército movilizado. No habrá para ellos bailes regionales. En la penúltima cita de gerifaltes, se enroló para la causa a un cuerpo especialista en combatir al terrorismo pendiente de los pasos de más de los estudiantes. La conversación de sobremesa sería un alegato contra Irán. No se pueden usar armas ilegales muchacho, salvo que se crea en la democracia y en Guantánamo. Eso en el caso de que no estuviéramos en verano. El sopor no entiende de alta política. Merkel le daría a la metalingüística hablando de salchichas con emulsiones de patata. Brown replicaría sin ganas. Todos parecían una piara de apóstoles antes de vender la piel de su amo. Pero no lucen barba prerrafaelista, ni sandalias. Aunque estemos a más de treinta grados.

Opinión

JUAN JOSÉ MILLÁS

Sin vergüenza

Los que más tenían, además de dinero, y quizá por eso, disponían a su antojo de la policía, la...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Ambicioso Schroeder

Schroeder ha escandalizado a sus correligionarios al aceptar un puesto directivo en la...

 
 

PEDRO DE SILVA

En la inopia, me temo

¿Estaremos en guerra? Veo la foto de dos soldados libaneses en lucha contra el ISIS haciendo...

 
 

LUIS SÁNCHEZ-MERLO

´Imagine´

El terrorismo hoy ha pasado a ser la forma de contaminar los regímenes democráticos, con el...

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Libros sobrevalorados

Cortar las cabezas de los clásicos es una tarea recurrente que cada generación lleva a cabo...

 
 

CARLOS PÉREZ ARIZA

Terroristas jóvenes

Un imán es más que suficiente para ofrecer el cielo redentor en nombre del profeta. Todo parece...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine