Teme a Obama, Irán

14.07.2008 | 00:00

Pedro
de Silva

En política exterior un gran líder imperial hace lo contrario de lo que se esperaba antes de serlo. Hago mi apuesta: si McCain gana las presidenciales no habrá guerra con Irán, pero si gana Obama la habrá, o andaremos al borde. Recordemos que con Kennedy tuvo lugar la invasión de Bahía Cochinos, y la mayor implicación en Vietnam fue decidida por el demócrata Johnson, mientras con Nixon llegó la paz.
Del demócrata Truman es la tremenda decisión de lanzar la atómica sobre Hiroshima y Nagasaki. ¿Lo hubiera hecho Eisenhower, el republicano general victorioso?. La razón de fondo de esas contradicciones puede ser sencilla: todo líder trata de reconciliarse con aquella parte de la gente, y de la historia, que le repudia, y demostrar su error. Por eso los países enemigos de una gran potencia suelen querer que ganen los halcones. El peligro está siempre en las palomas.

Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine