Inmobiliarias

25.07.2008 | 02:39

Carlos Carnicero

Desde la aparición dramática de la crisis inmobiliaria ha existido una querencia del presidente de Gobierno de acudir en auxilio de un sector que en opinión de Pedro Solbes tenía que ajustarse al mercado después de la enorme fiesta de los últimos quince años.
La especulación ha sido el instrumento para crear una inmersa burbuja inmobiliaria. Nadie podrá decir que no han existido avisos internacionales de que la situación era insostenible. El boom ha tenido numerosos daños colaterales: la corrupción hizo irrupción en la administración pública a través de los mecanismos de recalificación y de licencias porque el oro negro de este negocio obsceno estaba en la valoración del suelo. Los juzgados de media España están llenos de funcionarios públicos y representantes políticos entre rejas.
Como consecuencia de este mecanismo de mercando los españoles estamos endeudados hasta las cejas porque en este juego de la pirámide comprar caro era un riesgo asumible porque la escalada de precios, que parecía imparable, nos pretendía hacer a todos un poco millonarios. Ahora la crisis ha pillado a los grandes especuladores con las despensas llenas de suelo que compraron y acapararon borrachos de expectativas de seguir endeudando a los españoles como mecanismos de hacerse multimillonarios ellos mismos. Los bancos, dando créditos hipotecarios hasta a cuarenta años, eran el complemento para cerrar el círculo.
Ahora se ha clausurado este juego de la pirámide. Ya no da más de si procede dejarla que se derrumbe sin apuntalamiento posible excepto para los más débiles que están amarrados a una hipoteca.
La ministra Beatriz Corredor está empeñada en acudir en auxilio de los poderosos en vez de socorrer a los débiles. Le paró los pies, Pedro Solbes, pero sigue buscando mecanismos de ayuda a quienes están embarrados, con millones de metros cuadrados de suelo que adquirieron como mecanismo de acaparamiento. ¿Un gobierno socialista va a comprar suelo a las inmobiliarias para hacer viviendas de protección oficial? Suena muy duro y van a tener que explicarlo muy bien porque lo que sobra en España es terreno público para hacer recalificaciones inteligentes, ecológicas y sociales. La sombra de una nueva Beautifoul People está siendo demasiado presente. Y ahora esta clase emergente y millonaria está en apuros y el Gobierno parece pretender ayudarles. Una historia demasiado conocida.

Opinión

ANTONIO RICO

Turistas como Ulises

Los turistas debera?n ser tan listos como Ulises cuando engañó al ci?clope Polifemo si quieren...

 
 

GABY BENEROSO

Peatón de feria

Soy adicto al taxi. De hecho, lo uso a diario. Incluso, diría que lo disfruto, convencido de...

 
 

PEDRO DE SILVA

No está uno para hablar

Leí anteayer la paliza del Real Madrid al Barça y me sorprendí alegrándome. ¿Qué pasa aquí?, me...

 
 

JAVIER MURIEL NAVARRETE

¡Árbol va!

En Marbella se oyen tambores de guerra. Los independentistas de Opción Sampedreña (OSP) han...

 
 

JUAN ANTONIO MARTÍN

¿Sobran turistas o no sobran turistas?

La luz del verano nos energiza a todos. Y a no pocos nos vela el...

 
 

ÁNXEL VENCE

Corruptos, pero profesionales

Sostienen sus adversarios que el partido de Rajoy es el más corrupto...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine