Punto final

La reconciliación del fútbol femenino

01.08.2015 | 01:42

El paso de la selección española femenina de fútbol por el Mundial de Canadá terminó en ruptura. La eliminación en la fase de grupos destapó el irreparable choque entre las internacionales y su entrenador, Ignacio Quereda, invitado en un comunicado firmado por las 23 futbolistas a poner fin al vínculo que le unía al fútbol femenino desde hace 27 años. El pasado día 29 se produjo su dimisión. Y el jueves la Real Federación Española de Fútbol anunció a Jorge Vilda como su sustituto.

A él confía ahora Ángel María Villar el desarrollo de la disciplina tras construir en categorías inferiores un currículo voluminoso. Nominado en dos ocasiones por la FIFA a mejor técnico del año, Jorge Vilda fue el artífice del éxito español en dos Europeos sub-17 (2010 y 2011) y del bronce y la plata mundialistas logrados en la misma categoría en los años 2010 y 2014.

A ello se unen, entre otros, dos subcampeonatos continentales sub-17 (2009 y 2014) y otros dos sub-19 (2014 y 2015). Este último, celebrado en Israel, dejó a las españolas –derrotadas por el conjunto sueco en la final– el dulce sabor de la clasificación para el Mundial sub-20 de Papúa Nueva Guinea.

Confirmado el cambio, las futbolistas confían en que la llegada de un nuevo preparador las reconcilie con la ilusión perdida bajo el mandato de Ignacio Quereda, de quien cuestionaron su método y también su forma de ejercer el mando.

«Las chavalitas, como él nos llama, ya estamos cansadas de todo esto», reveló al regreso de la expedición española de Canadá la centrocampista del Arsenal Ladies Vicky Losada. La distancia entre las jugadoras y el ya exseleccionador, como reveló su discurso, era irreconciliable.

A los reproches de las integrantes del combinado capitaneado por Vero Boquete, quienes iniciaron su denuncia por entender que la preparación para el Mundial fue deficiente y extendieron al trato recibido su voluntad de cambio, se unieron las voces de otras exfutbolistas que coincidieron en la necesidad de sentenciar a Quereda. Pese a haber firmado la victoria de la selección española en el Europeo sub-19 de 2004 y la participación del combinado absoluto en dos Eurocopas (1997 y 2013) y un Mundial (2015), las críticas rodearon su figura por los conocidos y repetidos desencuentros con las jugadoras. Uno de ellos precipitó la desaparición de Laura del Río, delantera del Washington Spirit estadounidense, de sus convocatorias.

Los halagos, sin embargo, se acumulan en torno a su sustituto. «Es el mejor entrenador que he tenido», dijo del hijo de Ángel Vilda la delantera canaria del Barcelona Sandra Hernández.

Serio, metódico, exigente y disciplinado, a Jorge Vilda entregarán las internacionales sus recuperados anhelos de conquista. Algunas de ellas ya brillaron bajo su tutela en categorías inferiores y con él en la absoluta consideran muchas que las opciones de triunfo se multiplican.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine