Tribuna

Danza visible

04.09.2015 | 05:00

Torremolinos se recupera de la Inquisición. Torquemada Montes, durante veinte años, penosos y frustrantes años, castró a un pueblo que había sido pionero de la libertad en España; un pueblo cosmopolita y abierto. Torquemada Montes, cacique feudal, tenía sometido al pueblo bajo el derecho de pernada, símbolo de los impotentes (intelectuales). Y lo malo es que este pueblo, al menos una parte, se dejó avasallar, sin apenas levantar la voz. Y quien lo hizo fue condenado a galeras, caso de Danza Invisible. De ello puede dar fe su líder natural, Javier Ojeda. Desde el año 2003, el mítico grupo musical salido de las entrañas de Torremolinos fue condenado al silencio en su tierra. Mientras en toda España y en gran parte del mundo Danza Invisible cabalgaba de éxito en éxito, el grupo musical nacido en Torremolinos era una banda proscrita por el alcalde porque habían osado criticarle, y con razón, de haber llevado a la ciudad que fue canción de libertad al más negro y cutre destino. Javier Ojeda lo tiene escrito en su libro»Historia del pop malagueño»: «€ a convertirse (Torremolinos) en uno de los pueblos más retrógrados de España y, ahora después de la crisis, parece una película de terror: Terrormolinos». Retrógrado, carca y casposo, digo yo. Hace años que este mi pueblo retrocedió a la Edad Media y sacarlo del pozo en que está costará sudor y sangre; con las arcas municipales esquilmadas y millonarias deudas. Pero algo se mueve. Este viernes, en la plaza de La Nogalera, Danza Invisible romperá tantos años de cadenas y miseria moral. Habrá un grito de libertad, un grito solidario y la inteligencia y el talento volverán a anidar en el lugar donde naciera el Torremolinos que asombró a intelectuales y al mundo de la cultura; a artistas y bohemios, a pensadores y poetas y a quienes hicieron que Torremolinos se convirtiera en el poderoso imán que atrajo a tantos personajes, capaz de obnubilar a la misma Marbella.

Desde las pasadas elecciones municipales muchas cosas están cambiando en el pueblo de Torremolinos y más lo tendrán que hacer. Hay diálogo con los agentes sociales y con la sociedad; con el Ayuntamiento abierto al pueblo, sin importar la procedencia y la militancia política, sin que nadie te obligue a comulgar con ruedas de molino. Son otros tiempos y las formas feudales con las que se sometía al pueblo ya empiezan a ser historia. Es el reto del nuevo equipo de gobierno liderado por el socialista José Ortiz, pero se necesitarán muchos años para enterrar tanta podredumbre moral y las maneras que en la Edad Media decretó el tal Torquemada.

P.D. (1) Europa es un cementerio donde yacen enterrados los valores que hicieron grande a unos pueblos solidarios. La imagen del niño sirio de tres años a la que las olas mecen su muerte es el mejor ejemplo de lo que afirmo. El ogro del fascismo se cierne sobre esta Europa que parece inmune al dolor, al menos de una gran parte de sus dirigentes, que tasan y miden la solidaridad en función de su cuenta de resultados (electorales).

(2) Las ciudades españolas gobernadas por las mareas populares están dispuestas a favorecer la residencia de refugiados que huyen de la guerra y la muerte. Son los ayuntamientos demonizados por la derecha más carca y retrógrada de Europa, el PP español. ¡Que vayan aprendiendo!

(3) Y el curso político comienza con un apasionante presente porque el futuro cercano nadie es capaz de predecir. Veamos: Artur Mas y el 3%. Tocado y ¿hundido? Rajoy en romería a Merkel, la nueva Blanca Paloma de Fátima Báñez. Rendir pleitesía no siempre sirve. El TC en el ojo del ciclón. Todos los partidos contra el decreto ley del PP. El TC tocado y hundido, al servicio del PP (elecciones). Los emergentes (Podemos y Ciudadanos) cotizan a la baja. Tocados, pero no hundidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine