Málaga de un vistazo

Parece que fue ayer

16.10.2015 | 02:30

Es difícil asumir que has dejado de ser aquella o aquel que fuiste ayer. Cuando recuerdas un acontecimiento que sucedió hace años, lo más sano es no intentar averiguar los años que han transcurrido porque te amargarás la vida. Y no es que yo reniegue de mi pasado, no, todo lo contrario, pero si un día te cruzas con una antigua amiga que empuja un coche de bebé en el que juguetea y te sonríe una preciosa criatura y le dices «Qué precioso es tu nieto, Carmencita, se parece mucho a vosotros» y tu amiga te corrige: «Sí, es muy lindo, pero no es mi nieto, es mi bisnieto, hijo de mi nieta pequeña, Margarita», eres incapaz de seguir hablando porque esa niña a la que has saludado nació en tu mismo mes y año y, de golpe, te has convertido en una super anciana y no es justo porque, en nuestro interior continuamos gozando de nuestros veinte años.
La vida es así, no es de más carnes: desagradecida, injusta, aunque, algunas veces sea sencillamente maravillosa. Al despedirnos mi amiga y yo hemos quedado en comer juntas, sin criaturitas que con sus continuas llamadas –«abuela, abuelita»– nos impidan contarnos lo que ignoramos de nuestras respectivas vidas.

Acabo de oír por radio que mañana lloverá mucho, bueno, ¿quién dijo miedo? Parece que hay quien goza haciéndonos sufrir: «Que va a subir casi todo», «que se prohibirán las dobles rebajas», «que no va a haber chuches para todos. Les auspicio a los agoreros que, si todo lo que leemos es cierto nuestro futuro será muy triste. Yo soy muy pero que muy incrédula y, ¡oh, pena, penita, pena! a final de mes me pagan igual que a los malasombras que duermen dando saltos. ¿Será por sus malas conciencias? No lo sé, amigos. «Qué será, será», que dijo el fulanito a mí y a los míos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine