En corto

El genio sólo pelea en casa

25.11.2015 | 01:36

Cito una vez más la frase de Azaña, en uno de los once artículos sobre la Guerra Civil escritos en 1939 en el exilio, según la cual no se puede gobernar contra el genio propio de un país. En esos escritos destaca el tono nada axiomático y hasta poco concluyente, la sensación de descanso de la mente en el puro análisis, ya sin otra responsabilidad que la consistencia. En el último, que es una rumiación sobre una reflexión suya muy anterior, de 1917, y se titula «La neutralidad de España», husmea en las causas de esa actitud del «genio» nacional, que vendría de 1898. Aunque en el actual conflicto –como en el de Irak– el «genio» no se manifieste como neutralidad sino como aversión a una intervención directa, una conclusión (hay varias posibles: suele ocurrir con Azaña) sería que aunque detestemos a nuestro enemigo no amamos lo bastante a nuestros aliados, ni nos fiamos de ellos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine