Cartas al director

23.12.2015 | 05:00

El mundo es un péndulo, por Alejandro A. Tagliavini
Para definir al Estado, diríamos que es el monopolio de la violencia, condición necesaria y suficiente que utiliza para "gobernar": imponer leyes y regulaciones. Y como es imposible que la violencia construya, resulta cierto el sabio dicho popular: los políticos destruyen lo que los ciudadanos construyen cuando aquellos duermen. Hasta que los votantes se cansan y se vuelcan a la oposición. Así, el mundo es un péndulo (que se va amortiguando, moderando): al revés de lo que sucedía hace una década, hoy avanza el "anti populismo" -aunque no tanto el anti estatismo- en América Latina (Argentina, Venezuela, etc.) y, contrariamente, crece el populismo en Europa (la ultraderecha en Francia, Podemos en España, etc.).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine