La Mirilla

Artur Mas y la independencia

12.01.2016 | 01:14

Tengo un amigo muy bien conectado con las altas instancias del Estado. Uno de sus cuñados conoce al primo del portero del edificio vecino a la sede del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y dispone de información privilegiada. Y de fiar, como se pueden imaginar. Cuenta que en realidad Artur Mas no es catalán, ni es indepentista. Es un agente del CNI infiltrado en la política catalana y sus orígenes catalanes son inventados. En realidad es un señor de un pueblo segoviano –de Exiguo del Condado en concreto–, le gustan los toros, es fanático de Concha Piquer y tiene bigote. Sí, bigote. Pero lleva una máscara para disimularlo y por eso aparece con una cara tan grande y tan cuadrada. En realidad este agente infiltrado en la política catalana tiene el rostro redondeado y regordete.

Este falso Artur Mas, que según mi amigo responde al nombre de Rodolfo, ha conseguido desarticular gran parte del discurso independentista, que ha quedado reducido a una pantomima. Pero es que también está convirtiendo a Convergencia en un partido residual, dirige a la CUP hacia la escisión y a Oriol Junqueras lo ha puesto a régimen. Se ve que es una especie de Kim Philby segoviano, pero menos comunista.

Todo cuadra. La capacidad de reventar la política catalana en apenas cuatro años y encima quedar como una víctima del sistema habla mucho de su capacidad. Y parece que el último giro, nombrando al alcalde de Girona como sucesor suyo en la presidencia, ha sido su última genialidad. El Gobierno catalán va camino de convertirse en un choque de trenes, con los socialdemócratas independentistas aliados con la derecha de Convergencia, que tiene parte convencida de la independencia y parte que duda. Y todo dependiendo de la izquierda militante y combativa de la CUP. Vamos, lo que viene siendo un caos que no sé si acabará en independencia, pero con Artur Mas operando en la sombra el CNI tiene a su mejor agente todavía activo y en primera línea.

Mi amigo todavía me revela otra cosa más y que da para una ampliación. Mariano Rajoy no es gallego, sino del Ampurdá y se llama Jordi Coll i Masneu. Es un agente del Centre de Seguretat de la Informació de Catalunya (el llamado CNI catalán) que se ha infiltrado en el PP para ayudar a la independencia catalana. Ahí lo dejo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine