Cartas al director

15.01.2016 | 05:00

Adultos más sanos; niños ahumados, por Diego Mas Mas
La ley antitabaco de 2011 ha sido un gran paso en favor de la salud de los adultos no fumadores, en los que la concentración de nicotina ha caído un noventa por ciento. Pero el mismo estudio que lo constata revela un hecho alarmante: que ha aumento el tabaquismo en el hogar y en el coche, perjudicando a los más indefensos, los niños. Es trágico que sean los padres y madres quienes ahora estén provocando a sus propios hijos patologías respiratorias, y empeorando su capacidad mental y pautas de comportamiento. Junto a leyes prohibitivas –como ya existen en otros países, por ejemplo, respecto al fumar en vehículos con niños– urge una clara y persistente campaña oficial que ponga en conocimiento a los padres su grave responsabilidad al respecto.

Carolina Bescansa y su bebé, por Isabel Pavón
Uno de los detalles más comentado de la jura de la Constitución fue, y es hasta hoy, el hecho de que Carolina Bescansa, diputada de Podemos, estuviera presente en el Congreso de los Diputados con su bebé lactante. Ella defiende la crianza natural, con apego y lo manifestó de esta manera. También se critican las fotos que los miembros del partido se hicieron con el niño. Parece ser que esto fue lo más grave que ocurrió en España durante el acto del día trece. Apenas se cuestionan otros asuntos, como, por ejemplo, el ruido tremendo, el escaso interés y la falta de respeto que tuvieron hacia ellos mismos durante el juramento o la promesa a la Constitución. La falta de entusiasmo en escuchar a los demás diputados mientras hablaban. Cada uno parecía ir a lo suyo, a cada uno le importaba lo suyo. Me sorprende la falta de comprensión, el asombro y el escándalo que supuso para los hombres, todos nacidos de mujer, siendo muchos de ellos padres, saber que había una mujer que amamantaba. ¡Gritos al cielo! ¡Manos a la cabeza! Pero lo que más me impresiona de este hecho, lo que me produce más dolor, es la falta de complicidad que existe entre las mujeres del Congreso; las críticas hacia Carolina por no hacer lo que ellas hicieron con sus bebés dejándolos en las guarderías a edad temprana; las ganas de cerrar puertas en vez de abrirlas para facilitarse entre todas la tarea de ser madres; la escasez de solidaridad entre compañeras de trabajo que dicen que se unen para arreglar España y sus problemas y que por otro lado defienden el desarraigo que debe sufrir un bebé mientras su madre trabaja. Ojalá todas las madres pudiesen tener a sus hijos cerca mientras trabajan. España no va bien. España no avanza. La mujer sigue siendo discriminada incluso por las propias mujeres. mSi en el Congreso no importa el sufrimiento de un bebé de cinco meses, díganme ustedes lo que les puede importar el nuestro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine