Málaga de un vistazo

La hipotermia de San Agustín

17.02.2016 | 05:00

Málaga se despierta con un sentir gélido tras el tiempo primaveral disfrutado en un invierno que hasta estos días recientes, al parecer, ha estado hibernando. Los problemas resultantes con la llegada de las bajas temperaturas no son tan sugerentes como los generados por la canícula y sus efectos no son tan inmediatos sobre las personas; en muchas ocasiones, sus primeros síntomas aparecen a los pocos días de habernos expuesto a gradaciones más álgidas. Como ya sabrán ustedes, la disminución de la temperatura corporal, desde el punto de vista médico, recibe el nombre de hipotermia, es decir, toda medida menor de 35ºC. Indicios tan ambiguos como temblor, torpeza en los movimientos, confusión y dificultad de razonamiento, dentro de un entorno frígido, nos hacen sospechar del padecimiento de este estado. Hipotermia emocional y funcional deben de tener los propietarios actuales del antiguo convento de San Agustín –el Gobierno–. Edificio de finales del siglo XVII, ubicado en el epicentro de una ciudad tan precisada de una rehabilitación integral de su patrimonio histórico-artístico. Antiguo colegio agustino y Facultad de Filosofía y Letras, de la cual quien les escribe posee un imborrable recuerdo de aquellos tiempos universitarios, paseando por su pasillos; disfrutando del estudio en las conventuales aulas donde habitaba un halo entre lo místico y lo revolucionario, en la cual centenares de estudiantes forjaron sus vocaciones docentes e investigadoras. Pero la realidad, como siempre, supera a los sueños coexistidos. El actual estado del inmueble supera todo deterioro imaginable y estando en total acuerdo con Antonio Checa, integrante de los antiguos alumnos agustinos, a esta emblemática edificación hay que darle prioridad en su rehabilitación, con independencia del uso cultural proyectado, porque es pieza esencial para la consolidación de nuestro acervo histórico. 20 años de olvido sí son muchos. El ajado San Agustín siente demasiado frío por fuera y excesivo vacío por dentro. Actúen contra la hipotermia de la historia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine