Punto final

Una Copa para valientes

21.02.2016 | 01:39

Esta edición de la Copa del Rey está siendo la más divertida de los últimos años. Ha vuelto a ser esa competición que enamora porque su formato iguala las posibilidades de todos los equipos y se dan esas sorpresas tan divertidas en las que los humildes vencen a los favoritos.
Y es que para ganar tres partidos en tres días no sólo hace falta grandes presupuestos o jugadores con un indiscutible talento. No cabe duda de que esto ayuda, pero no es suficiente. También es necesaria una dosis de valentía. Sí, valentía. Jugadores que quieran ese último balón que debes anotar para ganar o que crean que en esa última defensa de partido el rival no va a ser capaz ni de tirar. Y esa valentía de la que hablo para mí también es talento, un talento mucho más valioso que si son capaces de pasarse tres veces el balón entre las piernas antes de dar un pase.

En esta Copa hemos visto cómo cae el Barcelona ante el Bilbao Basket. El equipo de Miribilla hace un soberbio partido (sin presión por sentirse inferior, claro está) y aprovecha que su rival hace un partido mediocre. A pesar de eso, el Barça tiene dos posesiones para ganar el partido. En la primera de ellas, jugadores de la calidad de Oleson, Perperoglou o Doellman se pasan el balón entre ellos como diciéndo «tírala tú que a mí me da cosa», hasta que le llegó a Ribas que pensó: «Bueno, me la tiro yo que veo que nadie quiere». Esto tampoco vale porque no había que tirarla. Había que meterla. Después de que Tomic fallara un tiro libre para empatar el partido faltando tres segundos (en Tomic no es sorpresa) todavía tenían un saque de banda con tres segundos y tiempo muerto para anotar una canasta ganadora. Recibió Doellman a cuatro metros del aro con posibilidades de hacer canasta. Pero le entró en ese momento un afán de generosidad con tan sólo tres segundos por jugar y quiso dar un pase imposible perdiendo el balón. ¿Miedo a hacer ese último tiro? Ahí lo dejo.

Valencia, favorito para muchos para ganar esta Copa, también fue eliminado. Es curioso la de halagos que se está llevando el equipo taronja, merecidos todos. Pero la realidad es que están fuera de la Eurocup y eliminado de la Copa. Quizás no pudieron con la presión de sentirse superiores o quizás están echando enormemente en falta a Van Rossom (Vives está en proceso pero todavía no está y Diot es más un dos que un uno). Es probable que un poco (o un mucho) de ambas cosas. Si encima te enfrentas al Gran Canaria de Aito, mal enemigo se te cruza. Mal enemigo porque Aito sí que no tiene presión alguna a estas alturas y parece que la sabe contagiar a sus chicos, que jugaron sueltos y creyeron en la victoria hasta el final. En semifinales, sin embargo, sintiéndose superiores a Bilbao no se liberaron de esa presión hasta verse 19 puntos por debajo en el marcador. Con todo perdido (y sin presión ya) hicieron su mejor baloncesto y se clasificaron para la final.

Curiosa fue la historia de Obradoiro. Lucharon el partido. Parecía que Baskonia podía romper el partido en varias ocasiones. Los gallegos no lo permitieron. Llegó el momento de la verdad. Dos tiros libres para llevar el partido a una prórroga con Adams, base del equipo vitoriano, eliminado por cinco faltas. Y los tira el mejor tirador-anotador del equipo gallego: Wazynski. Pues eso. Que en el primero, el brazo se le encogió tela marinera y se esfumó el sueño. Jugadas antes también desapareció McGraf, el mejor del equipo. Una lesión en el gemelo en el momento de la verdad... Y es que la presión o el miedo no sólo aparecen en el que se siente favorito.

En semifinales, Baskonia fue lo que llevamos viendo lo que va de temporada: la mejor defensa de la ACB y, posiblemente, de la Euroleague. Pero no fue suficiente para clasificarse para la final. Y es que el Madrid, a pesar de que podamos pensar que no son tan regulares como la temporada pasada, reúne en su plantilla el mayor número de jugadores ganadores de la liga.

Veremos qué equipo es más valiente esta tarde y se lleva el título. A priori, me parece que el Madrid disfruta jugando en esto de la presión. ¿Será suficiente para alzarse con el título final?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine