ULTIMA HORA
La CNMC abre expediente a Gas Natural Fenosa y a Endesa por alteración de precios de la luz
Con otra cara

Un mujeriego de 94 años

13.03.2016 | 05:00

La reina Isabel de Inglaterra cumple 90 años envuelta en un nuevo escándalo a cuenta de su marido, Felipe de Edimburgo, quien, según un documental del Canal 5 de la televisión británica, llevaría 60 años siendo infiel a su esposa algo que, por otra parte, se lleva afirmando toda la vida y sería conocido y admitido por la soberana.

Dicen en el documental que el duque, siempre la sombra de Isabel y aburrido y limitado por su papel de consorte, necesitaba una válvula de escape y la encontró en las faldas de sus numerosas amantes, entre ellas, actrices como Zsa Zsa Gabor y Patricia Hodge, la dueña de un cabaret, la mujer de uno de sus empleados, una princesa, una duquesa, dos condesas y otros amoríos con mujeres más o menos conocidas algunas de ellas vinculadas al mundo de la equitación, por no hablar de sus frecuentes visitas a un club de alterne del Soho.

En cualquier caso, su pasión por las mujeres debe estar bien enraizada porque, a sus 94 años, Felipe seguiría al pie del cañón según se desvela en el documental.

Hablan de que vive una tercera juventud gracias a su amistad con lady Penny Brabourne una rubia aristócrata 32 años más joven que él con la que se le ha visto en las carreras de caballos.

A Isabel no parece a estas alturas importarle mucho los escarceos de su esposo del que se enamoró con 13 años cuando él tenía 19. En 1947 se casaron y una década después comenzaron a circular rumores sobre posibles aventuras extramatrimoniales de Felipe que vuelven ahora a salir a la luz.

Los expertos en los entresijos de la familia real británica dicen que, aunque a la reina le molestaron estos rumores en los primeros años de su matrimonio, luego aprendió a mirar hacia otro lado y a no exigir a su marido fidelidad sino lealtad y apoyo incondicional. De hecho, pocas parejas se han mostrado tan sólidamente unidas cara al público a excepción de las temporadas en las que uno se iba a Windsor y el otro a Balmoral, y eso que, por lo visto, no tienen nada que ver. Ella es fría, seria y disciplinada y él dicharachero e impulsivo, como todo el mundo sabe por sus frecuentes meteduras de pata.

Quizá ahí esté el secreto de su éxito matrimonial, tener claros los objetivos y no pedir al otro más que lo que pueda dar. Aunque lo de tener dos palacios para poder separarse unas semanitas de vez en cuando, también debe ayudar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine