En corto

A mordiscos

13.04.2016 | 05:00

A Sánchez, desde la derecha, le acusaron de hacer un paripé de pactos, un simulacro a sabiendas de su imposibilidad real. Rajoy no ha querido ser menos y ha hecho el suyo, rechazado de inmediato por el PSOE. «No es país para pactos», titulaba hace días un periódico nacional, pero ¿quién es el país en cuestión?, ¿sólo los políticos? Entre los opinantes partidarios de unos y de otros ha dominado en el proceso la mordacidad, palabra que viene de morder. De alguien que al escribir no muerda se dice que no tiene mordiente, dando por supuesto que lo que le gusta al público es la lidia a mordiscos. De hecho al debate político se le llama lidia (en segunda acepción juego de toros, con sangre a borbotones). Al público se le llama respetable, también en argot taurino, y en la calle domina la idea de que el que no muerde no mama y el que no cornea es un manso. El maldito genio del país es así.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine