En corto

Para bautista, la gente

16.04.2016 | 05:00

Trabajo en una calle que hoy se llama Libertad, en el franquismo 18 de julio, en la República Libertad y antes Isabel II. Demasiada política. Muy cerca está la plaza que durante 40 años se llamó del Generalísimo, pero que la gente siempre había llamado El Parchís, por semejar un tablero de ese juego. Ignoro si la que desde anteayer, 14 de abril, se llama plaza del Cinco de Oros, de Barcelona, seguía siendo conocida por la gente por ese viejo nombre (debido a unas antiguas farolas dispuestas como en esa carta de la baraja), y no por el oficial de Juan Carlos I. La plaza más famosa de España, la Puerta del Sol, nadie está seguro de por qué se llama así. La de la Cibeles, diosa pagana, debió de sobrevivir al nacionalcatolicismo por el peso de la escultura. Los nombres oficiales deberían limitarse a sancionar los populares. Así nadie haría el bobo jugando a la política con los lugares.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine