En corto

Los muertos

31.10.2016 | 22:41

Llamamos conservadores a los conservadores, pero, en realidad, la única organización conservadora de verdad es la Iglesia Católica, y lo digo sin ánimo peyorativo, al contrario, porque en tiempos de progreso desbocado es cuando hay que conservar algo para que no nos lleve a todos el viento. Por ejemplo, los muertos, a los que tras el éxito imparable de la incineración se los lleva el viento en un santiamén, pues por lo general una vez espolvoreados se va con ellos, antes de tiempo, su memoria en los vivos. De hecho, en el fondo, esa es la razón última del éxito del invento, ya que los muertos estorban, son molestos ruidos en la economía de mercado, que es donde hoy hacemos vida. Una buena lápida con nombres familiares, a la que visitar por lo menos un día al año (hoy), con un recuerdo de algo de los muertos cuando aún no lo eran, nos sujeta un poco al pasado. E incluso al futuro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine