La quinta columna

Trump & Bieber y la escena pop/rock

02.12.2016 | 23:37

La fuerza de la música popular sigue intacta en la política norteamericana. Hasta el punto de que Justin Bieber, fenómeno fan prácticamente desde que nació, aparece en un análisis de un articulista de The New York Times sobre la personalidad de Donald Trump. Una reflexión que va de la «doctrina Sinatra» aplicada a la era de Gorbachov, en el sentido de que cada país «podía seguir su propio camino», a la de Bieber ligada a Love Yourself, un tremendo éxito del joven cantante canadiense que habla de amor y que se adelantó en su día con un vídeo en el que una pareja baila en su casa, empezando en la cama, siguiendo por el pasillo y pasando por la nevera para coger una manzana y otros productos refrigerados. Balada de desamor cuyo mensaje final sería «Ámate», que debe de ser, lo de «amarse», muy de Trump. La canción es un quejido: «Quiérete a ti misma». Más o menos una referencia a los postulados del presidente cuyo discurso es el nacionalismo estadounidense. Pero, en fin, esto es una comparativa muy bien traída en el citado artículo a cuento de Sinatra y Gorbachov. Dejando de un lado asuntos geopolíticos tan elaborados, la evidencia es que la música pop/rock y tendencias colaterales siempre han estado ligadas a la política estadounidense. Ya desde los años en que Dylan proclamaba aquello de que los «Tiempos están cambiando», los candidatos se arriman a todo fenómeno musical, y Trump no se cortó un pelo. Tuvo problemas al principio de la campaña por abrir con Start me up, de Los Rolling Stones. No le venía mal porque el presidente electo se «enciende» a la más mínima. No se cortó y cerró campaña con la bellísima You Can´t Always Get What You Want («No siempre puedes conseguir lo que quieres»), que, efectivamente, se cumple porque Trump ya echó el freno de mano a su discurso tras proclamarse ganador de las elecciones. Con la utilización de esta pieza, Mick Jagger bromeó en Twitter: «Estoy ahora viendo las noticias. A lo mejor me piden que cante You Can´t Always Get What You Want durante la toma de posesión».

Hay que sumar a este show a Adele, que mostró su disgusto por la utilización de Skyfall, la de James Bond; también se quejaron Aerosmith y varios más. Y es que el pop/rock es desde los tiempos un objetivo clave de los directores de campaña. De hecho, Bill Clinton entró por la puerta de la Casa Blanca al ritmo de Don´t Stop, de Fleetwood Mac.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Taxistas y violentos

De nuevo espanta una violencia tan grande. Un chico italiano ha muerto a patadas de otros...

 
 

GONZALO LEÓN

La Feria de Malagaluf

¿Qué nos llevamos de las masas de jóvenes que deambulan por el Centro con su mochila a cuestas?...

 
 

PEDRO DE SILVA

Los motivos del turismo de masas

¿En qué consiste el llamado turismo de masas?, ¿en comprobar que...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar sólo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 

CRISTIAN ARDURA

Hacienda, el peor enemigo para Messi y Cristiano

Expertos en fiscalidad señalan que la raíz del problema de los...

 
 

Cartas al director

'Visitas a la Basílica de la Victoria', por Pilar AlonsoRecientemente he disfrutado de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine