Cartas al director

10.12.2016 | 16:53

Si la sociedad calla...

A la hora de visibilizar el problema de la gente sin techo y por extensión, el problema de la exclusión social –aquí caben los inmigrantes, refugiados, violencia doméstica, población gitana, víctimas de la prostitución, e incluso víctimas del aborto– una de las preguntas que yo me hago con más insistencia es, ¿desde qué lado debemos enfocarlo?

¿Desde el lado de quienes lo ven desde afuera o desde la mesa de un despacho? Lo que nos daría una visión subjetiva. ¿O desde el lado de quienes lo padecen al pie de la calle? Lo que nos daría una visión más objetiva del problema. Es decir, la capacidad de ver los matices, ocultos por lo común al observador externo.

En estos matices descubrimos los prejuicios, la criminalización que padecen estas poblaciones, y que convierte tantas veces a la víctima en culpable –los sin hogar resultan especialmente molestos a nuestra civilización–.

Creo que, con independencia del lugar en el que nos ubiquemos, ambas visiones deberían confluir en un juicio común, humanitario: estamos ante un problema de derechos humanos y una falla del Estado en cuanto a políticas de igualdad.

Dicho lo cual creo importante señalar que la manera en que la sociedad trata a las personas sin hogar dice mucho de ella. Y nuestra sociedad prefiere seguir mirando al Tercer Mundo... Es un silencio cómplice en el que todos tenemos una parte importante de responsabilidad.

–La propia sociedad, que excluye a los más débiles.
–Algunos medios, por los estereotipos que proyectan, con un lenguaje peyorativo hacia esta población.
–En los gobiernos locales y autonómicos que ignoran aplicar los protocolos de atención integral y preventivos de la exclusión social.
–En el Gobierno central, por la falta de regulaciones jurídicas y normativas que permitan al excluido, a los sin techo, ejercer como ciudadanos de derecho.

Todo lo cual me lleva a concluir que más allá de esa común postura de considerar a los excluidos una subespecie de la que se ocupa la policía se esconde una voluntad muy clara de ocultar y callar. Algo parecido hizo la sociedad alemana con respecto a los judíos.
Luis Enrique Veiga Rodríguez. Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Taxistas y violentos

De nuevo espanta una violencia tan grande. Un chico italiano ha muerto a patadas de otros...

 
 

GONZALO LEÓN

La Feria de Malagaluf

¿Qué nos llevamos de las masas de jóvenes que deambulan por el Centro con su mochila a cuestas?...

 
 

PEDRO DE SILVA

Los motivos del turismo de masas

¿En qué consiste el llamado turismo de masas?, ¿en comprobar que...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar sólo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 

CRISTIAN ARDURA

Hacienda, el peor enemigo para Messi y Cristiano

Expertos en fiscalidad señalan que la raíz del problema de los...

 
 

Cartas al director

'Visitas a la Basílica de la Victoria', por Pilar AlonsoRecientemente he disfrutado de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine