En corto

Supremacismo

04.02.2017 | 22:03

Hay algo semejante en fenómenos en apariencia tan distintos como racismo, machismo, imperialismo, fascismo, matonismo o clasismo exacerbado, y ese denominador común es el supremacismo, es decir, el afán de ser más y ensalzarse, abusando del débil, humillándolo, y explotándolo. En el fondo todos los supremacismos son iguales, todos responden al mismo impulso miserable, en el que, bien mirado, sería fácil identificar la esencia de la maldad humana. Esa es la razón de que con frecuencia aquellos fenómenos de la conducta coincidan en una persona: son sólo manifestaciones diversas de una misma patología. Su alma es floja, insegura y cobarde, y por eso la humillación de los más débiles es el alimento que necesita el supremacista, como una fe de vida. Nunca volaron tan alto el Rey Arturo y Don Quijote –o mucho antes el Cristo- como cuando hicieron del supremacista su mayor enemigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

La idea del auditorio

Hay que mantener viva la idea del auditorio, dicen. Sí, las ideas es que si no se mantienen...

 
 

JAVIER MURIEL NAVARRETE

No somos todos los que están

Sí, hola, perdona, seguro que no te acuerdas de mí. Soy el niño que...

 
 

GABY BENEROSO

24 de noviembre, fun, fun, fun

Hoy me he dado un golpe zumbón en la cabeza, que me ha devuelto el...

 
 

PEDRO DE SILVA

La conjura

De haber triunfado la secesión, los vencedores contarían todo lo sucedido como fruto de la...

 
 

IGNACIO HERNÁNDEZ

Que suene la flauta

La música es una de las manifestaciones más excepcionales del individuo ya que consigue...

 
 

JUAN ANTONIO MARTÍN

Si fueran de Cai no habría ocurrío

Los escenarios tienen alma. ¿Por qué no iban a tenerla? El alma de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine