21 de marzo de 2017
21.03.2017
En corto

La pequeña diferencia

20.03.2017 | 20:46

Hay una diferencia entre España y el Reino Unido, que impide invocar el ejemplo de Escocia para Catalunya. Esa diferencia es que en España se alcanzó en 1978 un acuerdo –la Constitución– que entre otras cosas regulaba el modelo de inserción en el Estado de las regiones y nacionalidades. Ese acuerdo, refrendado por amplia mayoría también en Catalunya, es el que ahora pretende denunciar de forma unilateral el separatismo catalán, incluyendo partidos –como la extinta CiU– que entonces defendieron el voto a favor. Obviar este dato de la historia es una falsedad por omisión de los soberanistas; aunque no deja de sorprender que el Gobierno y los partidos que se escudan en la Constitución no insistan en lo más importante: que ésta plasma un gran acuerdo nacional, un pacto sancionado en Catalunya –con una participación semejante a la media en el Estado– por más del 90% de los votantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Morir de éxito

Lo dijo un ingeniero en una reciente rueda de prensa y yo lo suscribo: en las altas esferas de...

 
 

PEDRO DE SILVA

Una de miedo, para empezar la semana

¿Será posible que (como he leído) el pueblecito inglés en que Isabel...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

Nuevo arte malagueño

El devenir de las autonomías está desembocando en una parcelación de todas las actividades, con...

 
 

PEDRO J. MARÍN GALIANO

La calle de las bragas

Pues eso. Que así, de repente, sin saber muy bien cómo se inició esta...

 
 

DANIEL CAPÓ

Las 95 tesis

El pasado 31 de octubre se cumplieron cinco siglos de un acontecimiento que cambió el...

 
 

ALBERT CANO

Crecimiento sin mejora

Desde que «hemos salido» de la crisis, una pregunta obsesiona a los analistas...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine