En corto

La tierra y las plantas

10.06.2017 | 23:11

La corrupción es una dolencia con efectos devastadores, que España no parece capaz de superar. Leyes, policías y juzgados hacen las cirugías oportunas, pero la enfermedad se reproduce. Tal vez un día se reflexione a fondo acerca del sustrato que la hace posible, unos males de aparente menor gravedad que serían la tierra en el que crecen las grandes plantas carnívoras: a) el prestigio social de la trampa, que hace que aún sea apreciada como rasgo de talento («fulano es muy listo», se dice); b) el enchufismo con sus variantes de nepotismo y amiguismo (empieza ya en que pocos logran un empleo sin padrino); c) la poca afición a los procedimientos, que hace preferibles los atajos. Detrás de toda acción corrupta están la indecencia y la codicia, pero estas existirán siempre. Lo difícil es sanear el sustrato, y si no se hace seguiremos alternando corta de malas hierbas con nuevas floraciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JUANMA RODRÍGUEZ

Sin botes no hay paraíso

En poco más de dos años, Málaga se llenará de carteles para conmemorar la elección como Ciudad...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

De elecciones y manipulaciones

En la época tanto de indefinición como de confusión ideológica que...

 
 

GERARDO PÉREZ SÁNCHEZ

La política como problema, la política como solución

Uno de los principales problemas de nuestro modelo democrático...

 
 

Cartas al director

El silencio de los corderosMi solidaridad y cariño con todos los catalanes y...

 
 

ALBERT CANO

El impacto de Amazon

La noticia se conoció el pasado día 19: la compañía juguetera estadounidense Toys R Us firmaba...

 
 

JORGE DEZCÁLLAR*

Merkel, cuatro años más

Lo que se anuncia en Cataluña no debe hacernos olvidar que aún hay votaciones que...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine