En canal

Sirenas y tormentas de nieve

22.06.2017 | 00:07

Supongo que ya no es necesario ser tan valiente e ingenioso como Ulises, que en su largo viaje de regreso a Ítaca tras la guerra de Troya, y prevenido por la maga Circe, logró resistir el irresistible canto de las sirenas gracias a que hizo que le ataran al mástil de su barco mientras sus hombres se taparon los oídos con cera para no sucumbir a su mortal hechizo. Tampoco hace falta llevar al límite nuestro amor al arte como hizo el pintor Joseph Turner, de quien se cuenta que se ató al mástil de un velero para poder pintar con conocimiento de causa la fuerza del mar y la luz durante una tormenta de nieve. De acuerdo, seguro que la Odisea de Homero sería menos deslumbrante sin en el inagotable ingenio de Ulises, y es probable que Tormenta de nieve, la maravillosa obra salida de los pinceles de Turner, no sería tan sublime si el pintor inglés se hubiera limitado a dejar pasar el tiempo sentado en el muelle de la bahía. Las series televisivas han conseguido que todos podamos ser Ulises y Turner sentados en los muelles del sofá. La quinta temporada de House of Cards es el mástil al que los espectadores nos atamos para escuchar el canto de la política sin que nos destruya el alma, y el mástil al que nos agarramos para ver con nuestros propios ojos cómo el mar y la luz del poder se transforman en un decorado fascinante de la tormentosa condición humana. «El pueblo estadounidense no sabe lo que le conviene. Yo sí», dice Francis Underwood. Y nosotros, el pueblo (aunque no formemos parte del pueblo estadounidense), oímos ese canto y nos estremecemos. Escuchamos al presidente Underwodd explicar la diferencia entre el bien y el mal y caemos rotos ante esa tormenta dialéctica que mezcla el más frío de los cinismos con la más cruel de las lógicas. Menos mal que estamos atados al mástil de House of Cards, y no remando en un barco al alcance de la voz de las sirenas y sometido a la fuerza de una tormenta de nieve. Menos mal que cuando Francis Underwood nos mira a los ojos no sabe que en realidad somos nosotros, los espectadores, quienes le miramos a él. Menos mal que nos queda House of Cards, la serie de televisión que nos permite ser Ulises y Turner desde el sofá y sobrevivir a las sirenas y a las tormentas. Lo que luego nos pase por la cabeza cuando vemos el telediario ya es otra historia, otro viaje, otras sirenas y otras tormentas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JOSÉ MANUEL PONTE

La polémica del rebuzno

El problema en que nos ha metido la mala política ( tanto regional como nacional) consiste en...

 
 

RAFAEL DE LA FUENTE

Arquitectos

Confieso que aquello fue una alegría. La noticia que daban en la portada de La Opinión de...

 
 

De cartón y de piedra

Que no le quiten la sonrisa a Serrat. El patrimonio de sus canciones y su actitud...

 
 

JUAN TAPIA

Rajoy tropieza otra vez con Cataluña

¿Si el PP hubiera aceptado antes la propuesta de Pedro Sánchez de una...

 
 

MIGUEL Á. SANTOS GUERRA

La tigresa y el acróbata

He leído la última obra de Susanna Tamaro titulada «La Tigresa y el Acróbata», a pesar de no...

 
 

Cartas al director

CHOQUE DE VANIDADESBueno, ya se acerca el día del pseudo referéndum en...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine