Cartas al director

16.09.2017 | 16:42

Servicio de neurocirugía de Carlos Haya

Deseo hacer público a través de esta breve misiva mi agradecimiento personal, de mis hijos y toda mi familia a dos neurocirujanos del Hospital Regional (Carlos Haya) que han salvado la vida a mi mujer en una operación delicada, con cierto riesgo y que ha sido un éxito, gracias a su pericia y conocimiento. Al doctor Arráez, jefe de ese Servicio y al doctor Ibáñez. Y por supuesto, a todo su excelente equipo.

En estos días intensos, que uno incorpora ya a ese equipaje de emociones y de experiencias que no se olvidan nunca, he podido ratificarme una vez más que contamos en la Sanidad Pública con los mejores profesionales de la medicina, con vocación, dedicación y empeño. La técnica empleada por el doctor Ibáñez es pionera en Andalucía y un referente no sólo nacional sino internacional. Una técnica que ha permitido una intervención mínimamente invasiva con procedimiento endoscópico y cuyos resultados han sido espectaculares. Mi mujer ha vuelto a vivir una vida normal sin limitaciones y con sus facultades. Esto, que tantas veces llamamos milagro, es el resultado de unas personas que dedican su vida a trabajar, investigar y estudiar la forma de hacer las cosas cada día mejor, más novedosa con más seguridad y con más garantías para el paciente. ¡Ah, y en la Sanidad Pública.

Uno, cuyo trabajo suele ser el uso de la palabra, no encuentra las más adecuadas para describir el agradecimiento que sentimos para estos médicos y para todo el personal del Servicio de Neurología: enfermeros, auxiliares, trabajadores en general que hacen posible que la planta 3 del Hospital Regional sea un ejemplo de servicio y dedicación a los pacientes. Allí he «vivido» con mi mujer dos semanas y puedo afirmar con rotundidad que son gente de vocación y oficio, cuyo trabajo y dedicación va más allá de lo que se les reconoce en la nómina. A ellos mi respeto y reconocimiento.

Estamos de enhorabuena en Málaga con este Servicio de Neurología, que es uno de los más prestigiosos en el mundo de la medicina y en el mundo de la gente, gente como nosotros, que recordaremos siempre a los doctores Guillermo Ibáñez y Miguel Ángel Arráez porque nos han ayudado a vivir ayudando a vivir a la madre de mis hijos y a la abuela de mis nietas. Gracias.
Rafael Salas Gallego
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

ROBERTO MORALES

Las claves del derbi

El Real Madrid, tras el empate del Wanda Metropolitano, complica aún más las...

 
 

PEDRO DE SILVA

Una de miedo, para empezar la semana

¿Será posible que (como he leído) el pueblecito inglés en que Isabel...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

Nuevo arte malagueño

El devenir de las autonomías está desembocando en una parcelación de todas las actividades, con...

 
 

PEDRO J. MARÍN GALIANO

La calle de las bragas

Pues eso. Que así, de repente, sin saber muy bien cómo se inició esta...

 
 

Morir de éxito

Lo dijo un ingeniero en una reciente rueda de prensa y yo lo suscribo: en las altas esferas de...

 
 

ÁNXEL VENCE

¡Qué vuelven los rusos!

Los rusos, que están en todas partes como el demonio, han alistado un ejército invisible de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine