La chapa del sábado

Cinco euros

Dos formas distintas de ver la vida. Dos estados de ánimo. Lo que puede dar de sí una caída de Whatsapp

03.11.2017 | 21:29
Cinco euros

No ando bien ultimamente. No es metafórico, es literal. Problemillas derivados del deporte me tienen parado, cabizbajo y mirando al suelo los últimos días, y eso no es forma de vivir. Así andaba ayer remontando la calle Larios para venir al trabajo, intentando evitar prestar atención a la cúpula de leds aún apagados que convertirán los 380 metros de calle, a partir del 24 de noviembre, en un espectáculo de luz y sonido que se ve que atrae a mucha gente. Al menos así fue el año pasado. Y pasada la plaza de la Constitución, pensando en las semanas que me esperan en el dique seco, más o menos delante de El Gato Negro, lo ví. Dobladito. Como caído del laxo bolsillo de algún despistado. Y con la mayor naturalidad posible y aprovechando la soledad de la calle a las ocho de la mañana, con apenas tres transeúntes a la redonda, me hice con los cinco euros, esbozando una maligna sonrisa. Imaginarán ustedes cómo estará mi estado de ánimo para que un billete de cinco euros me alegrase la mañana de un viernes. «Estás muy negativo, chalao», me dijo un compañero cuando intenté expresar de forma sutil que el cartel para la próxima edición del Festival de Cine me parece una soberana... pongan ustedes el sustantivo peyorativo que más les guste. Y lo estaba. Apurando el café y el pitufo que me había agenciado con los cinco euros, con el Whatsapp caído, la mañana avanzaba tediosa entre Junqueras, ojeras y convocatorias de gente que sí puede jugar al fútbol, y yo me escapaba de mis labores buceando en internet, buscando qué se yo. Y por esas ironías del destino, me encuentro abriendo el portal digital deportivo más leído del país una entrevista a un internacional español que hace meses que no toca el balón, con lo bien que lo hace, con la izquierda y con la derecha. «El médico me dijo que si volvía a caminar con mi hijo, me diera por satisfecho». Con este terrorífico titular relataba el jugador del Arsenal, exmalaguista, Santi Cazorla, el calvario de lesiones, operaciones e infecciones que le tienen sin pisar un terreno de juego desde hace casi dos años. Dos años. Y lo cuenta, durante toda la entrevista, con una sonrisa, a pesar de todo. Quiere volver en enero. Tras leer la entrevista completa, vuelta a la normalidad, devuelto a la vida el Whatsapp, la pierna ya no me molestaba tanto, los cinco euros no me parecían tanto y enero no parecía entonces tan lejano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

La idea del auditorio

Hay que mantener viva la idea del auditorio, dicen. Sí, las ideas es que si no se mantienen...

 
 

JAVIER MURIEL NAVARRETE

No somos todos los que están

Sí, hola, perdona, seguro que no te acuerdas de mí. Soy el niño que...

 
 

GABY BENEROSO

24 de noviembre, fun, fun, fun

Hoy me he dado un golpe zumbón en la cabeza, que me ha devuelto el...

 
 

PEDRO DE SILVA

La conjura

De haber triunfado la secesión, los vencedores contarían todo lo sucedido como fruto de la...

 
 

IGNACIO HERNÁNDEZ

Que suene la flauta

La música es una de las manifestaciones más excepcionales del individuo ya que consigue...

 
 

JUAN ANTONIO MARTÍN

Si fueran de Cai no habría ocurrío

Los escenarios tienen alma. ¿Por qué no iban a tenerla? El alma de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine