Antequera

Jueves de Vegas y encuentros

Las hermandades del Consuelo y Servitas se despidieron en la plaza del Triunfo de San Pedro

25.03.2016 | 02:12
Encuentro entre la cofradía de los Dolores y Servitas, en la plaza de Santiago.
Encuentro entre la cofradía de los Dolores y Servitas, en la plaza de Santiago.

Las cofradías del Consuelo y Servitas sacaron ayer sus tronos a la calle. Los dos emocionantes encuentros entre los pasos de las hermandades se unieron a la tradición de correr las Vegas, cita que aglutinó a centenares de antequeranos y visitantes

Un sol radiante saludó ayer al Jueves Santo en Antequera. Una estampa que las cofradías llevaban esperando desde el inicio de esta Semana de Pasión. A las seis y media de la tarde, las dos hermandades que ayer realizaban su estación de penitencia abrían las puertas de sus templos para procesionar hasta bien pasada la medianoche.

En la iglesia de San Pedro, el Cristo de la Misericordia de la cofradía del Consuelo era el primero en salir de su templo, acompañado por la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús Nazareno de la Roda de Andalucía.

Al encuentro de esta sagrada imagen fue minutos después Nuestra Señora del Consuelo, luciendo el único trono de palio con candelería de Antequera, que para este 2016 se acompañó de una decoración floral hecha de cera.

La hermandad del Consuelo inició su recorrido por el barrio de San Pedro hasta llegar a la plaza de Santiago, donde esperaban para realizar un emotivo encuentro los tres pasos de la Cofradía de Servitas, que había realizado su salida desde la iglesia de Belén.

El Señor Caído lució un monte con cientos de claveles rojos y una nueva iluminación en las equinas, para dar un mayor realce a la talla del Nazareno. Por su parte, la Virgen de los Dolores mostró un reluciente dorado en la peana y una cruz de broche, rostrillo, puños y pañuelo donados por sus devotos. Junto a ellos, impecable, procesionó el Cristo atado a la columna, imagen del siglo XVIII.

El momento más esperado se produjo después de que la cofradía del Consuelo realizara la tradición antequerana de correr las Vegas, tras bajar la Cruz Blanca y bendecir los campos antequeranos. Más de dos décadas después, los cinco tronos de las hermandades se citaron en la plaza del Triunfo de San Pedro para realizar la «despedida».

El Cristo Atado a la Columna, Jesús Caído y la Virgen de los Dolores siguieron su recorrido hasta llegar a la plaza de Santiago, donde uno por uno fueron corriendo la Vega por la Cuesta de Archidona hasta llegar a los Cerretes, lugar de bendición. Por último, los tronos bajaron meciéndose por la cuesta hasta llegar a su templo, poniendo el broche final a la noche.

@ccasadob

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El Jueves Santo, en imágenes

Enlaces recomendados: Premios Cine