31 de octubre de 2019
31.10.2019
Infraestructuras

El Gobierno central autoriza la venta de acciones de la concesionaria de la AP-7

El Ayuntamiento de Torremolinos aprueba por unanimidad de todos los partidos políticos instar al Ministerio de Fomento a liberalizar la autopista

31.10.2019 | 22:21
Bifurcación entre la autopista AP-7 y la autovía A-7.

El Consejo de Ministros ha autorizado la transmisión del 85% de las acciones de Autopista del Sol (Ausol), en poder de Cintra (Ferrovial) en un 65% y Unicaja Banco (20%), a favor de la firma Infratoll Concesiones, del fondo francés Meridian.

La venta fue acordada entre las partes y posteriormente comunicada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el pasado 14 de junio. Su valoración ascendió a 584,6 millones de euros.

La venta de la autopista requiere de la autorización del Gobierno dado que se trata de un activo de titularidad estatal que Ferrovial gestiona en régimen de concesión.

La empresa Ferrovial valoró el traspaso de su 65% del capital de Ausol en 447 millones de euros. La constructora incluyó liberar la obligación de consolidar la deuda del proyecto, que asciende a 603 millones de euros deuda bruta (542 millones netos), y le generará unas plusvalías de 474 millones de euros.

Unicaja Banco, por su parte, vendió su 20% de participación en Autopistas del Sol por 137,6 millones de euros y obtendrá 111,9 millones de euros netos en concepto de plusvalía.


Concesión


Autopista del Sol abrió al tráfico el tramo de la AP-7 entre Málaga y Estepona, de 82,7 kilómetros, en 1999. Su construcción supuso una inversión de 519 millones de euros y la concesión expira en 2046.

La sociedad abrió otro tramo de la autopista AP-7 entre Estepona y Guadiaro en 2002 y su concesión termina en 2054. Ambas suman 105 kilómetros de carretera, entre Málaga y Guadiaro (Cádiz).


Liberalización


Desde hace meses, administraciones, instituciones y todo tipo de asociaciones claman por la liberalización de la AP-7 ante los continuos problemas de circulación que provoca el tráfico de vehículos pesados por la autovía A-7, sin mencionar los grandes problemas de saturación que sufre la autovía con la circulación de miles de vehículos durante los meses de verano.

Ayer fue el Ayuntamiento de Torremolinos el que aprobó por unanimidad instar al Ministerio de Fomento a liberalizar la autopista AP-7 a su paso por la Costa del Sol Occidental.

El pasado mes de octubre, la Diputación aprobó –con los votos a favor de PP y de Ciudadanos, el apoyo de dos de los tres puntos de la moción por parte de Adelante Málaga, y la abstención de los grupos de la oposición– instar al Gobierno central a hacer lo propio para desviar por la autopista el tráfico pesado y poder transformar la carretera Nacional 340 en un gran bulevar urbano, con carriles exclusivos para el transporte público de alta capacidad, mejores aceras y carril bici.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook