Kiosco

La Opinión de Málaga

Parque de atracciones de Benalmádena

"No queremos dinero, queremos seguir trabajando en Tivoli"

El presidente del comité de empresa, Juan Ramón Delgado, confía en la reapertura del parque y cuando menos en que Tremón asuma su responsabilidad

Los trabajadores de Tivoli en una de sus protestas ante el parque de atracciones.

La reciente sentencia de la sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) derivando al Juzgado de lo Mercantil número 1 de Málaga el conflicto colectivo planteado por CCOO y el comité de empresa de Tivoli ha sido calificada como «una gran faena» por parte de los trabajadores del parque de atracciones.

Así lo manifestó ayer a La Opinión de Málaga el presidente del comité de empresa de Tivoli World, Juan Ramón Delgado. «Podría decirse que el TSJA se ha lavado las manos y le ha pasado el marrón al juzgado de lo Mercantil», afirma Delgado, que explica que recurrieron al juzgado de lo Social porque se suponía que iba a ser más rápido.

Los trabajadores esperaban que el TSJA reconociera que al comprar el parque de atracciones, el grupo Tremón también se hacía cargo de la plantilla, y ello le llevara a reabrir el parque «que sigue siendo rentable económicamente, como demostró el administrador concursal, durante los meses que el parque abrió en 2020».

Los trabajadores no pierden la esperanza de que el parque de atracciones reabra de nuevo «porque hay empresas interesadas en explotar el parque», insiste Juan Ramón Delgado, como el empresario Miguel Ángel Bañuls, que ofreció hacerse cargo de los gastos del parque y de la plantilla para explotar las instalaciones durante un periodo de 10 a 15 años, a cambio de un alquiler negociable de unos 600.000 euros anuales para que Tremón pudiera saldar la deuda que arrastra el parque sin tener que cerrar las instalaciones, como adelantó este diario.

No obstante, un día antes de celebrarse el juicio en la sala de lo Social del Alto Tribunal, el administrador concursal, Juan Antonio Sánchez, inició el expediente de resolución de los contratos por cese de la actividad, dado que la anterior empresa gestora, Cipasa (vinculada al empresario Sandokán) ya no es propietaria y por tanto no puede reabrir el parque, y que el grupo Tremón y Parque Tivoli Málaga (la empresa en la que ha delegado todos los derechos de explotación del parque de atracciones) manifestaron su negativa a continuar con la explotación de las instalaciones.

De esta manera a partir de la próxima semana, el Juzgado de lo Mercantil va a abrir un periodo de consultas por un plazo de 30 días naturales en los que el administrador concursal propondrá una indemnización que, según la ley, será de 20 días por año trabajo, hasta un máximo de 12 mensualidades, que correrán a cargo del Fondo de Garantía Salarial, en caso de que Cipasa no asuma el pago, como parece ser.

Si no hay acuerdo (CCOO ya anunció que va aconsejar al comité de empresa que no lo acepte) el juez de lo Mercantil tiene otro mes de plazo para determinar si hay causa para extinguir los contratos y de cuánto debe ser la indemnización, decisión que puede ser y, según CCOO, será recurrida ante el TSJA.

No obstante, mientras se dirime en los tribunales la cuantía de las indemnizaciones, una vez cerrado el expediente por el Juzgado número 1 de lo Mercantil, los trabajadores de Tivoli ya podrán solicitar la prestación por desempleo o incluso buscar un nuevo trabajo, algo que no podían hacer hasta ahora. «Nuestra situación es desesperante. Los fijos llevamos más de siete meses sin cobrar y los discontinuos están teniendo problemas para acceder a ayudas. El que tenía ha tirado con ahorros pero el que no, depende de su familia», explica Juan Ramón Delgado.

La responsable de Servicios de CCOO, Lola Villalba, afirma que van a pelear hasta el final para que los tribunales reconozcan que al comprar Tivoli, Tremón adquiría también la plantilla del parque, lo cual permitiría acceder a indemnizaciones de 45 días por años trabajado.

Pero Juan Ramón Delgado es tajante: «No queremos que nos liquiden, no queremos dinero, queremos mantener nuestros puestos de trabajo y seguir trabajando en Tivoli», afirma el presidente del comité de empresa.

«Confío en la justicia. Tivoli es rentable. Hay empresas interesadas en gestionarlo y se puede renegociar la deuda. Yo entré con 20 años como pintor en Tivoli y he trabajado en el parque de atracciones durante 45 años. ¿A dónde voy a ir yo con mi edad? ¿A dónde van a ir mis compañeros, muchos de los cuales tienen más de 50 años, si nuestro mundo laboral siempre ha sido el parque de atracciones? No puede ser que al final ganen los especuladores y pierdan lo trabajadores».

Compartir el artículo

stats