27 de abril de 2012
27.04.2012
FESTIVAL DE CINE Sección oficial

Jorge Drexler se estrena como actor en ´La suerte en tus manos´

El cantautor uruguayo y la actriz Valeria Bertuccelli protagonizan el nuevo trabajo del director argentino Daniel Burman

27.04.2012 | 20:31

El cantautor uruguayo Jorge Drexler debuta como actor en el octavo largometraje del director argentino Daniel Burman "La suerte en tus manos", con Uriel, un personaje con el que le costó empatizar, "verborrágico, jugador, mentiroso compulsivo y alérgico al compromiso" que le ha dado muchas satisfacciones.

Drexler, que ya había trabajado con Burman en 2008 como compositor de la música de "El nido vacío", aceptó el trabajo después de leer el guión, que ayer fue premiado en el festival neoyorquino de Tribeca.

"Escribe tan bien Burman", ha dicho el actor y músico en una entrevista con EFE, celebrada tras la proyección de la película en el Festival de Málaga, donde compite por la Biznaga de Oro, última película a concurso, cuyo ganador se conocerá mañana sábado.

"El personaje de Uriel era muy atractivo, con esa tendencia compulsiva a mentir, muy obsesionado con sus propios dilemas interiores, descontento con quien es y todo el tiempo como camino de algo -explica el uruguayo-, salvo en la mesa de póker, que es donde se asienta".

Compañero de la también actriz y cantante Leonor Watling, quien le aconsejó que fuera al rodaje a "pasarlo bien", porque estaba convencida de que le iba a encantar, Drexler se preparó con unas cuantas sesiones con la profesora de actores (y madre de Juan Diego y María Botto), Cristina Rota.

Drexler, humilde, se pregunta qué le vería Burman para elegirle, si bien compone un retrato del compulsivo Uriel tan creíble como natural, al que no se echa en falta la formación artística.

"Cuando peor lo pasé -cuenta Drexler- fue en la mesa de póker, con los jugadores que no te perdían la mirada, que no eran actores profesionales, y no querían perder ni en la ficción", dice entre risas.

Como actor, dice, "soy lo que me devuelve el que tengo enfrente", y se muestra por ello más que agradecido a sus compañeros de reparto Valeria Bertuccelli, Luis Brandini y Norma Aleandro, y confiesa que tuvo que ensayar mucho el acento argentino por le salían "uruguayadas".

También explica que le costó empatizar con este hombre "tan frío con sus hijos, casi repelente, muy verborrágico, que nunca ha tomado las riendas de su vida" que, si bien está en las antípodas de lo que es Drexler, "tiene algo de Burman, como todos sus personajes".

"Hay mucha continuidad en este Uriel con los protagonistas de "El abrazo partido", "Esperando al mesías" o "Derecho a familia", que es mi favorita", dice Drexler, que se aprovechó del modo en que Burman interioriza sus personajes para pedirle que le recitara las escenas, lo que le sirvió de guía.

Y como persona, añade, "fue una experiencia increíble. A los veinte años de sacar discos, tener la oportunidad de cambiar de hábitos, de horarios y de persona -resalta-, es un privilegio enorme para mi. Y he quedado tan contento que me parece un excelente momento para retirarme", bromea.

Pero Drexler se tomó muy en serio su trabajo de actor y, según explica, se cortó las uñas de la mano derecha (la de rasgar la guitarra) por primera vez desde los 15 años, "como un ritual para dejar de ser yo durante esos meses".

Y añade que de ese modo evitó, específicamente, que la cinta tuviera cualquier referencia, siquiera en broma, "a que yo tuviera relación con la música".

"Quería entregarme a esto, no quería ir como músico a la película", revela.

Para volver al cine, "tendría que ser un proyecto que me gustara tanto como éste, lo que veo difícil, y aparte es que yo ya tengo mi trabajo, que lidera mi vida y me apasiona, que es la música".

La nueva cinta del director de "El abrazo partido" (2006) y "Derecho de familia" (2004) es una comedia que compagina la historia de amor del protagonista con una antigua novia (Bertuccelli) con el afán de éste por pasar desapercibido, sin comprometerse en la vida, hasta el punto de que se somete a una vasectomía para no tener que ser padre de nuevo.

Además, Burman "resucita" a "La trova rosarina", de Juan Carlos Baglietto, un grupo que tuvo en sus filas a Fito Páez y que representa a toda una generación de músicos surgidos en la década de 1980, famosa por la célebre "Se fuerza la máquina", que en la película tiene importancia argumental.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

NOVELA Gay Talese perfila las vidas de los 'boomers' del Verrazano-Narrows mientras celebra un momento histórico de Nueva York


El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'Para morir iguales', de Rafael Reig


ADEMÁS: El porqué de lo perdido | Funerales en Occitania | Los mandamientos del blues | Juan M. Pereira: como un personaje de Verne


Enlaces recomendados: Premios Cine