05 de enero de 2019
05.01.2019
Crítica de música

Año Nuevo con la Filarmónica

05.01.2019 | 05:00

Concierto extraordinario de Año Nuevo

Dirección: Georg Mark. Programa: obras de Karl Michael Ziehrer, Richard Heuberger, Johann, Josef y Johann (hijo) Strauss. Lugar y fecha: Teatro Cervantes, 3 de enero de 2019

Desde la titularidad del maestro Hernández Silva la orquesta Filarmónica de Málaga ofrece, en los primeros días del año, lo que parece tomar cuerpo de tradición a modo de programa musical festivo inspirado en la gala de la Sala Dorada vienesa. Hay vida más allá de Viena, a poco que se escarbe aparece el Concerto di Capodanno de La Fenice de Venecia con la orquesta y coro del teatro como protagonista. En el guión veneciano la primera parte la protagoniza el conjunto orquestal mientras que en la segunda el emblemático coro interpreta como pieza obligada el Coro de Esclavos de Nabucco y el brindis de la Traviata.

Viena plasma en su propuesta el reflejo de la tradición musical de la que es heredera como hace lo propio Venecia con la italiana. No estaría de más que la Filarmónica hiciera lo propio con la puesta en valor del patrimonio español y no tanto una versión de provincias a ritmo de tres por cuatro. ¿O es que resulta más sonoro Ziehrer o Heuberger que Chapí o Amadeo Vives? Pese a todo, la intención tiene calado y la respuesta del público viene siendo masiva. En la tarde pasada no cabía un alfiler para el programa de valses y polkas defendidas por el maestro Georg Mark.

El director Salzburgués hizo alarde de pulso desgranando una amplia selección de páginas cargadas de color, brillo y alegría desbordante comenzando por la Obertura de la opereta Die Fledermaus que en su aparente ingenuidad forma parte del gran repertorio. Cierto exotismo sobrevoló el Cervantes con el intermezzo de la opereta Tausend und eine Nacht o la Agyptischer Marsch de aires solemnes y tono lírico. La polca rápida Bajo truenos y relámpagos puso a prueba el músculo de la sección de percusión de la OFM para continuar con el conocido Vals del Emperador donde la fuerza de los bronces impondrían una lectura ágil y rigurosa.

Tras el descanso, la Pizzicato Polka destacaría el protagonismo de la sección de cuerda para continuar con Auf der Jagd como prólogo al evocador vals Cuentos de los bosques de Viena, uno de los momentos destacados de todo el concierto.

Oficialmente Georg Mark cerraba el concierto con la Marcha Española de Johann Strauss (hijo) pero el tono festivo propició dos propinas fuera de programa: El Danubio Azul y la universal Marcha Radetzky. Concierto lleno de encanto cuyo principal valor puede ubicarse en el deseo de acercar la primera orquesta al mayor número de público. Tal vez este deseo tenga su reflejo en nuevas incorporaciones a los programas de abono.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

PROTAGONISTA Ediciones del Viento publica 'Viaje a la ciudad perdida de Z', del explorador británico Percy H. Fawcett, desaparecido en la selva de Brasil en 1925 en busca de una misteriosa civilización


Gàbor Schein: Los secretos debajo de la alfombra | Eric Vuillard: Los patinadores de Brueghel | Cristian Crusat: Moleskine del nómada | Anjana: Amor con sabor a despedida | De Foxá, a orillas de la operación Barbarroja