El Unicaja Femenino podrá jugar mañana sábado, día 9, su partido correspondiente a la jornada número 15 de Liga Femenina 2. Después de unos días de aislamiento y tras dar la plantilla y el cuerpo técnico negativo en las pruebas del Covid-19, les espera el NB Paterna Proyecto Lázarus. Dicho encuentro se disputará en las instalaciones del equipo verde y morado a partir de las 20:00.

El róster cajista femenino, a excepción de la jugadora que todavía se encuentra en aislamiento tras dar positivo en coronavirus, ha superado todos los protocolos para poder jugar este encuentro que, en principio, había sido retrasado.

Este será el primer partido de 2021 en el pabellón de Los Guindos después de haber aplazado también por aislamiento preventivo el partido ante el Picken Claret, previsto para el pasado día 5 de enero. Todavía queda por determinar cuando tendrá lugar la celebración de este partido.

En la jornada de ayer también se hicieron oficiales dos movimientos. Primero, la baja de Taja Cole tras ejercitar la opción de salida que incluía su contrato a 31 de diciembre de 2020, atendiendo así a su deseo de permanecer en su país por motivos personales.

En su lugar llegó la base brasileña Débora Fernandes da Costa (1,65 metros, 29 años) hasta el final de la presente temporada. La jugadora llega desde el Sesi Araraquara de Brasil y ha sido internacional absoluta con su país, llegando a participar en el último torneo clasificatorio para los Juegos Olímpicos en Bourges en 2019, en los que promedió 7,3 puntos, 3,7 rebotes, 6,7 asistencias y 3 recuperaciones por encuentros.

La base afrontará en Málaga su primera experiencia fuera de Brasil. En su último club ha promediado en 20 partidos 11,7 puntos, 3,7 rebotes, 5,8 asistencias, 3,3 robos en 2019. Asimismo, Costa ha sido campeona de la liga brasileña en 2012 y 2014 y ha participado en el Mundial de baloncesto femenino, celebrado en Turquía en 2014.