El canterano malaguista Raúl Baena ha hecho historia este fin de semana, después de estrenarse como goleador en la máxima competición de Hong Kong. Es el tercer continente en el que encuentra portería, después de que hace dos campañas anotase un tanto con el Melbourne Victory australiano.

El mediocentro natural de Torrox sonó el pasado verano para volver al Málaga CF, después de que aún niño pusiera rumbo a La Masía para formarse en las filas del FC Barcelona. Después de varios meses de espera consiguió firmar por el Kitchee y hace apenas una semana debutaba, tras reanudarse la Premier de Hong Kong.

En el duelo de este fin de semana ante el Southern District, Baena rompió la igualdad en el minuto 75 y pese a que minutos antes hubiese visto la cartulina roja su compañero Jun-Hyung Park. La escuadra local consiguió empatar apenas dos minutos más tarde, pero Cleiton estableció el definitivo 1-2 para el Kitchee ya en el tiempo de descuento.

El jugador malagueño contribuyó así a la primera victoria liguera de su escuadra, que sigue invicta después de tres jornadas disputadas. Es el octavo tanto suyo como profesional. En España encadenó hasta seis tantos, frente al Málaga CF, Getafe, Granada, Mallorca y, en dos ocasiones, ante el Córdoba.

Hace dos temporadas, después de sus periplos en Espanyol, Rayo Vallecano y Granada, fue cedido por este último equipo al Melbourne Victory australiano. Allí anotó su séptimo gol como profesional frente al Sydney Wanderers. Mucho más atrás en el tiempo, como canterano del Espanyol, encontramos otras dos dianas, ante Benidorm y Terrassa, pero en Segunda B.

Baena se ha otorgado a sí mismo un regalo de cumpleaños anticipado, con el tanto materializado con el Kitchee, puesto que mañana cumplirá 32 años. El futbolista confesó a este periódico en Navidad, afincado en Hong Kong junto a su esposa e hijo, que en verano declinó varias ofertas a la espera de que se le pudiesen abrir las puertas del Málaga. Reconoció que en ningún momento iba a ser obstáculo el apartado económico para fichar por el club blanquiazul.

Finalmente su larga espera no obtuvo el resultado esperado, aunque expresó que sí se le habría abierto la puerta, «porque se había dado una de las dos condiciones», y con la Liga SmartBank ya en marcha empezó a barajar alternativas. Baena ha reiterado que el principal argumento para firmar por dos campañas en un país tan lejano como Hong Kong «fue la apuesta decidida» para convertirlo en «el jugador franquicia».